Tendencias

La cerveza, al rescate del patrimonio de un pueblo de 12 habitantes

Carmen Vivas

Asistían a las últimas fiestas del templo y al traslado de las imágenes de san Roque y san Sebastián mientras sucedía la rifa de rosquillas. Ruymán Domínguez era por entonces un niño sin visión alguna de que aquella ermita del siglo XVIII se convertiría en el lugar donde ochenta años después, el proyecto que nació de una conversación entre amigos radicaría como única solución a la recuperación del patrimonio de Valdelagua del Cerro, un municipio de doce habitantes que desafía al drama de la despoblación: «Queríamos recuperar la ermita que durante cuarenta años ha estado en desuso y rodeada de escombros. Por eso, cuando llegué al Ayuntamiento hace ahora diez años, quise reconvertirla en un salón social, o en lo que fuera con tal de no perderla. Así, solicitamos a la diócesis de Osma-Soria que nos cedieran el inmueble, ya desacralizado, y tras seis años de negociaciones con la Iglesia, Valdelagua ha logrado su objetivo, aunque ahora la idea es distinta», explica Domínguez en palabras para El Independiente.

Hay que mover la rueda de la despoblación y poner en marcha iniciativas que hagan atractivos los pueblos»

ruymán domínguez

Y es que lo que iba a ser un «no sé qué» por salvar la ermita, se ha convertido en el proyecto de una empresa pionera de cerveza artesanal que pretende elaborar el 100% del producto en el municipio, reactivar su economía y fomentar el turismo: «Es importante mover la rueda de la despoblación y poner en marcha iniciativas y proyectos que hagan los pueblos atractivos. Esta era una idea espontanea, un proyecto personal pero pensado en el pueblo, en la despoblación y en la falta de empleo. Me decidí a llevarlo a cabo y hacerlo como algo liderado por el Ayuntamiento. Entre todos queríamos que fuera algo que se hiciera única y exclusivamente con productos de Valdelagua, que fuera algo social y que la idea fuera más allá de la simple de hacer cerveza artesana», argumenta el alcalde.

Valdelagua ha conseguido que la Iglesia les cediese la titularidad municipal de la ermita por un periodo de 99 años, pero ahora lo «más complicado», confiesa el alcalde, es restaurarla y «lograr que suponga un valor añadido para los vecinos»: «El proyecto pasa por construir una factoría para la producción de la cerveza, que se surtirá íntegramente con las materias primas cultivadas en el término municipal.  Lo único que no se puede hacer aquí es la levadura porque la normativa es muy estricta».

La empresa ya tiene nombre: ‘Cervezas Valdelagua SL’ y la propuesta se ha lanzado a vecinos y personas ligadas al municipio. De esta forma, el Ayuntamiento aportará el 11% del proyecto y el resto, se repartirá en forma de acciones: «Cada acción tiene un coste de 200 euros y dará derecho a participar de los beneficios. Sacamos las participaciones para que todo el mundo pudiera participar y fuera algo del pueblo, de todos nosotros. Todo el que ha querido se ha sumado a la iniciativa y he de decir que hasta el momento tenemos una amplia participación. Se ha interesado gente incluso de fuera del municipio, que no tiene ninguna vinculación con nosotros».

Si las condiciones lo permiten, el edil espera tener listo el proyecto a principios del próximo año: «Por el momento, la ermita será para iniciar la producción. Si el proyecto sale bien, el espacio se quedará pequeño y si sale mal, habremos ganado el patrimonio, que es lo más importante. Ya hemos sembrado la cebada y en abril plantaremos el lúpulo. Estamos en el camino», señala.

Doce habitantes, un parking de autocaravanas y un sistema de pago único en España

Y es que lo de la cerveza no es todo. En el girar la rueda de la despoblación Valdelagua apuesta por la tecnología como herramienta fundamental. Con tan solo doce habitantes, el municipio presume de un parking de autocaravanas, códigos QR disponibles en cinco idiomas, que orientan el paseo a los visitantes, y un punto de recarga de coche eléctricos «con todos los servicios en cada parcela, juegos para niños y adultos y columpios inclusivos».

Además, destaca también el sistema de pago que utiliza la mayoría de habitantes de Valdelagua y que un estudiante de ingeniería en prácticas en el Ayuntamiento, diseñó y puso en marcha: «El Valdelagua se ha eliminado el dinero líquido. Los vecinos recargan unos llaveros o pulseras con los que pueden pagar en el bar o la tienda de la localidad», explica Ruymán Domínguez que apunta que, «para la gente mayor es un adelanto porque se despreocupan del dinero, y para las familias con niños o adolescentes también porque se controla perfectamente cómo emplean la paga».

Te puede interesar

Comentar ()