Tendencias

Pablo Sánchez: "Por huir de los tópicos y ser rebelde vinculan mi música a la izquierda"

Retrato de Pablo Sánchez, músico y exlíder del grupo "La Raíz"

Hablaba de manos y de aquel cielo de banderas; y confesaba echarnos en falta al tiempo que nacía, «dura como la piedra, una ciudad nueva, un nuevo lugar donde se levanta el vaso y el puño». Ciudad Jara se presentaba como el vehículo creado por el que fuera cantante, compositor y líder de la banda internacionalmente conocida como La Raíz después de que anunciará, en noviembre de 2018, que «tras doce años de trabajo ininterrumpido», el grupo se separaba «por un tiempo indefinido». De un proyecto nacía otro, «más personal, más íntimo», confiesa Pablo Sánchez en conversación con El Independiente. Y daba igual el silencio que instó la pandemia y que lo normal dejara de serlo, porque Donde nace el infarto (Último pasillo, 2020), su primer álbum, consiguió ser número dos en ventas de discos apenas unos días después de su lanzamiento.

La recién nacida banda valenciana, agotaba en menos de 24 horas las entradas para su concierto de presentación en la sala Joy Eslava de Madrid, al que le seguían más de cincuenta fechas por toda la geografía española. Algo que esperan, se repita con su segundo álbum, Cinema, que verá la luz este viernes: «Ciudad Jara nace de una necesidad personal. Quería enseñar cosas y mostrar vertientes artísticas que yo sentía que necesitaba mostrar de una manera más personal, más íntima. De ahí nació la idea de hacer un proyecto que me representará más a mí y a mis gustos, dejando a un lado lo que había sido un proyecto colectivo, como lo era La Raíz», asevera Sánchez.

Mentiría si digo que no existe la idea de querer desvincularme de lo que era La Raíz»

Pablo sánchez

El lanzamiento de su primer disco chocó con el decreto del confinamiento, con un momento de querer y no poder, y quizá por eso, su segundo álbum, dice Pablo, es en realidad «el primer disco con canciones que nacen desde la más pura libertad estilística y la experimentación, lejos de cualquier atadura» sanitaria o musical: «Durante el confinamiento cada uno remó su barco. Tuvimos que buscar la manera de expresarnos. Recibimos ayudas que llegaron tarde y cuando llegaron, no fueron suficientes. Pero nada nos frenó, doblamos el trabajo y supimos posicionarnos a nivel de escuchas en Internet y de directos, cuando se pudo. Cinema también es resultado de ello, de nuestra trayectoria hasta el momento, y es una parte muy íntima de mí. El álbum habla de las angustias y las contradicciones de un artista; de los miedos y fantasías que surgen en la soledad. La mixtura de emociones de Cinema es un poco extraña, pero es la misma que me ha acompañado toda la vida».

Compuesto por diez canciones, el álbum ha permitido al compositor desvincularse de su anterior ‘yo’ y de las lenguas que hasta el momento ideologizaban su música: «En el subconsciente mentiría si digo que no existe la idea de desvincularme de lo que era La Raíz, y de buscar sin cesar una personalidad propia. Tener libertad a la hora de hacer música me permite atreverme. Soy una persona que anhela el atrevimiento y la locura compositora. Me gusta romper con algunos cánones o figuras que me han acompañado. La libertad me hace romper con cosas de mis anteriores discos o proyectos. Siento una especie de rechazo por lo que se vaya a parecer a lo que ya he hecho. Aún así, sí, huir de los tópicos y buscar ser rebelde, hace que sigan vinculando mi música con la izquierda, aunque no tenga el componente ideológico que sí tenia La Raíz».

Te puede interesar

Comentar ()