Tendencias

Vuelo Fidji: "El panorama musical actual es el más mediocre y menos valorado de todos los tiempos "

Como en una burbuja dentro de una cisterna iluminada, y siendo un poco más ambiguos. Así, tras su tour Bestias Fugaces aparcado en 2020, y más de 21 ciudades en el tintero por la pandemia del coronavirus, Vuelo Fidji, esa «mutación exótica de cuerpos haciendo canciones» regresa con tour Safari 2022, del que ya presentaron Gran gran guerra, un canto casi «bélico convertido en la gota de queroseno que prende la hoja seca», fruto de un momento «para recomponernos, y una oportunidad para trabajar ideas, componer y grabar, una tarea que, cuando tienes una rutina normal es más complicada», explica Toño Cabañero, cantante y guitarrista del grupo en palabras para El Independiente.

Ahora, tres meses después, la banda albaceteña pública Lucky Strike, el segundo tema que abre su segundo álbum autoproducido por ellos mismos en el Estudio McIntyre (Villarrobledo) junto a Gregorio Ruescas, que cuenta con la mezcla y masterización de José Caballero en Bodegas Neo, y que verá la luz a principios del año 2023. «Con esta canción llega la calma, es momento de pararse y observar de forma objetiva lo afortunados que somos. Está siendo muy bonito volver a toda esa adrenalina que echábamos de menos durante el periodo de pandemia, la gente está eufórica y ya se han agotado las entradas en varios conciertos».

Aunque afortunados a medias. Porque entre el 35% de los músicos que en España ejerce la actividad de artista interprete o ejecutante con actuaciones pagadas a menos de 200 euros, según un estudio elaborado por la Unión de Músicos y auspiciado por la SGAE, podrían estar ellos. «El panorama musical actual es el más mediocre y menos valorado de todos los tiempos. No se valora ni apoya el trabajo de cinco o seis personas que se montan en una furgoneta para casi perder dinero y vender éxito y fama. Es triste, pero es así. Si lo hacemos es porque nunca quisimos ir a medias tintas, nos dejamos la vida por la música para que la gente respete y valore el trabajo que hacemos. Nadie nos obliga a estar aquí, lo hacemos porque queremos, pero sería romántico que la gente nos valorara y dejara de escuchar música puramente producida».

Antes de ser Vuelo Fidji el sexteto formaba El Rincón de los sueños en 2010. Ese mismo año, grabaron lo que mostrarían un año más tarde y que sonaría en las cabezas de muchos, Aprendiz del recuerdo.

Te puede interesar

Comentar ()