Considerado como una de las principales atracciones turísticas de Madrid por albergar numerosos conjuntos arquitectónicos, escultóricos y paisajísticos de los siglos XVII a XXI, el Parque del Retiro se ha convertido en el neoyorkino Central Park gracias a la fotografía de Emilio Naranjo, fotoperiodista madrileño.

El Retiro fue construido durante la primera mitad del siglo XVII dentro del proyecto paisajístico desarrollado para el Palacio del Buen Retiro, una antigua posesión real creada por el conde-duque de Olivares​ para disfrute de Felipe IV,​ de quien era su valido, y declarado Patrimonio Mundial de la Unesco en 2021, junto a El Paseo del Prado.

El llamado «Paisaje de la Luz» es la quinta entrada de la Comunidad de Madrid en la lista y la número 49 de España. Su candidatura fue presentada en 2019, pero la sesión se pospuso por la pandemia.