Tendencias

El Papamoscas, los restos del Cid y las puertas de Antonio López, lo que esconde la Catedral de Burgos

RRSS

De entre la ciudad activa y floreciente que ya formaba parte del Camino de Santiago, y debajo de la iglesia románica de tres naves que la precedió a finales del siglo XI, tal día como hoy hace ocho siglo y un año, empezó la construcción de la que fue la primera representación de la arquitectura gótica clásica en la corona de Castilla y toda España: la Catedral de Burgos. Siguiendo el modelo de Notre Damme, en París, o las de Reims, Amiens, y por iniciativa del obispo Don Mauricio, prelado de la diócesis de la ciudad, y el rey Fernando III, la primera piedra fue de roca caliza extraída de las canteras de Hontoria y Cubillo. Se colocó junto al ábside de la nave de la Epístola de la catedral románica que actualmente alberga uno de los grandes pilares que soportan el crucero el cimborrio del edificio, y fue el gesto que consagró el edificio como una de las joyas del arte gótico universal. «Burgos necesitaba una nueva Catedral, acorde con el rango e importancia de la ciudad».

Después de aquello, las obras avanzaron a gran velocidad. Tanto, que en 1230 ya se celebraba culto en el altar mayor. «Muy probablemente, el obispo y el monarca recurrieron a maestros franceses procedentes del entorno de París, para hacer las trazas y comenzar las obras. El obispo había estudiado en París y conocía las grandes catedrales francesas, alguna de ellas ya concluida. Con arquitectos y maestros franceses, traídos a Burgos por él mismo, se inició la primera construcción, logrando para Castilla y León la primera catedral gótica de la Península, que serviría de modelo a las siguientes construcciones del Reino Castellano-Leonés», señalan desde la catedral burgalesa.

  • Compartir

La consagración definitiva del edificio tuvo lugar 39 años después, en 1260. Sin embargo, a lo largo de los siguientes años ha sido remodelada y ampliada, y nunca exenta de polémica. Las Capillas de las Naves Laterales y el Claustro datan del siglo XIV. Por su parte, la Capilla de la presentación del Señor, la de los Condestables y las Agujas de la fachada principal fueron construidas en el siglo XV. Ya en el siglo XVI, se dio forma a El Cimborrio del Crucero y La Escalera Dorada. La Sacristía y la Capilla de Santa Tecla, en el siglo XVIII, fueron las últimas obras de importancia llevadas a cabo, como la restauración del trasaltar en 2017, que supuso el desmontaje de dos de los relieves que componen esta zona de la Catedral, el de ‘La Crucifixión’ y el de ‘La Piedad y Resurrección’, y la instalación de un taller de intervención en la zona de la Puerta de Pellejería en el que se tratan las obras escultóricas.

La Santa Iglesia Catedral Basílica Metropolitana de Santa María -su nombre original- fue declarada Patrimonio Mundial el 31 de octubre de 1984, siendo la única catedral española que tiene esta distinción de la UNESCO de forma independiente, y no unida al centro histórico de una ciudad como es el caso de las catedrales de Salamanca, Santiago de Compostela, Ávila, Córdoba, Toledo, León o Cuenca; o en compañía de otros edificios, como la catedral de Sevilla.

El papamoscas y los restos del Cid: lo que no sabías de la Catedral de Burgos 

Las características más llamativas del templo pasan por la gran cantidad de capillas que albergan hasta el cuadro de María Magdalena pintado por Leonardo da Vinci y su discípulo aventajado Gianpetrino, el Papamoscas, situado situado en lo alto de la nave mayor que más allá de mover el brazo para accionar el badajo de una campana, evoca la que fue la historia e amor del rey Enrique III con una joven con la que coincidió a diario en la Catedral, o la preservación de los restos del condestable Pedro Fernández de Velasco y su esposa Mencía de Mendoza, también condes de Haro, y los de Rodrigo Díaz de Vivar El Cid’, y su mujer, Doña Jimena, que fueron enterrados en la catedral el 21 de julio de 1921.

Además, y aunque ha dejado de ser visible, la catedral cuenta con la inscripción ‘José Antonio Primo de Rivera’, fundador de la Falange, junto a la Puerta del Sarmental. La inscripción se tapó en mayo de 2021 con el texto ‘Catedral de Santa María’ en mayúsculas y con letras de bronce de una altura de 40 centímetros, la misma que las grabadas en la piedra. Junto a las letras, se mantiene la gran lona de la fundación ‘VIII Centenario de la Catedral. Burgos 2021’, colocada con motivo de la celebración de sus 800 años.

  • Compartir

El rechazo a las puertas «aberrantes» de Antonio López

Tres puertas de bronce que representan a Dios Padre, la Virgen María y el Niño Jesús iban a sustituir a las actuales puertas de la fachada principal de la iglesia antes del día central del octavo centenario, el pasado 20 de julio. Sin embargo, el proyecto se encuentra paralizado tras el rechazo del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios, las críticas de expertos y los movimientos sociales de protesta, y ante las advertencias de la Unesco, que llegó a indicar que se podría poner en riesgo la catalogación de la Catedral de Burgos como Patrimonio de la Humanidad. «Reiteramos nuestra frontal oposición a decoración tan aberrante, por abigarrada y anacrónica, que quitará protagonismo y armonía a la insigne fachada-portada, carátula de la siempre memorable imagen mundial de Burgos».

Ante los hechos, el pintor y escultor ha reconocido que quienes están en contra de las nuevas puertas diseñadas por él para la Catedral «a lo mejor tienen razón». López ha apuntado además en los últimos meses que sigue trabajando en equipo en las puertas y que les dedicará». En este sentido, el artista ha señalado que al trabajo «le queda mucho» y ha asegurado que lo van a hacer «lo mejor posible, pase lo que pase». «Estamos ahora trabajando en el bronce de la primera puerta».

  • Compartir

Las puertas encargadas a Antonio López representarán el jardín del Génesis y, de alguna forma, pretenden devolver esplendor a la fachada principal de la Catedral, integrándose en ella y haciendo referencia a elementos de la cristiandad.

El Ministerio de Cultura rehabilitará 14 vidrieras de la catedral

El Ministerio de Cultura y Deporte incluirá la rehabilitación de 14 vidrieras de la capilla de los Condestables de la catedral de Burgos dentro del Plan Nacional de Catedrales, que resultaron dañadas como consecuencia de la ocupación de la ciudad por las tropas napoleónicas a comienzos del siglo XIX.

La actuación se llevará a cabo por parte del Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE), dependiente de la Dirección General de Patrimonio Cultural y Bellas Artes, y formará parte del Plan Nacional de Catedrales, en el ejercicio 2023.

Los técnicos del IPCE ya han visitado la catedral para valorar la situación de las vidrieras y programar las obras a realizar, ya que parte de los restos de las antiguas se han conservado todos estos años en el propio templo. 

Te puede interesar

Comentar ()