Tendencias

Si no pagamos por canciones, ¿cómo ganan dinero los artistas?

La mayor parte de los ingresos de un artista provienen de las giras, el merchandising y la concesión de licencias para la televisión o de negocios paralelos

La cantante Lola Índigo actúa en el Coca Cola Music Experience 2022. Europa Press

Ni rastro de la debacle insólita del sector musical tras los últimos coletazos de la pandemia. Al menos en los bolsillos de cantantes y artistas que ven como sus ingresos crecen a medida que lo hacen las formas de ganar dinero más allá de subirse a un escenario y colgar el sold out de las principales salas de conciertos. Y es que si antes la mayor parte de los ingresos de un artista provenía de las giras, ahora se suman también los likes y demás clics, o la intensidad del oro, platino y diamante de sus discos.

Sin ir más lejos, Spotify, por ejemplo, paga una media de 0,0033 dólares por reproducción a los artistas, siendo esta una de las plataformas que menos paga ya que, otras como Napster, Tidal o Apple music, llegan a pagar hasta 0,0054 dólares. Y parecido es el caso de Youtube, que paga a los artistas por las reproducciones de los sus videoclips además de aportarles más publicidad y mayor alcance de sus canciones. «Si la canción tiene 29 millones de reproducciones y Spotify paga de media 0,003 euros por cada reproducción, significa que ha generado más de 87.000 euros. En los algoritmos y en las pruebas sociales es donde el número de escuchas resulta útil», señala Zach Bellas, músico profesional y fundador de SMB records, en una entrevista para Business Insider. «Si una canción recibe atención al principio, los algoritmos se la sugerirán a otros. A medida que las visitas aumenten, ganará más autoridad y reconocimiento en la mente de la gente, creando un ciclo que empuja a la canción más allá de las búsquedas principales y pistas sugeridas».

Y no todo tiene que ver con la música, también con la imagen y el fenómeno de las personas influyentes de Instagram. Y es que cada vez son más los artistas que se han sumando a campañas de publicidad relativas a productos como ropa, calzado o incluso restauración, como Aitana o Sebastián Yatra, que recientemente han sido parte de la campaña Famous Order de McDonald’s.

Otra forma de embolsar dinero para los artistas tiene que ver con la mercadotecnia, que en la última década se ha diversificado y perfeccionado, llegando a abarcar muchas posibilidades como camisetas, sudaderas y hasta libros; las licencias para un programa de televisión, una película o videojuego, así como los negocios secundarios. Así, el éxito financiero de un artista a menudo proviene de fuentes de ingresos ajenas al streaming, las descargas o la venta de entradas para sus conciertos.

En lo que va de 2022 la lista de artistas que más dinero han generado a nivel mundial la encabeza el puertorriqueño Bad Bunny, que ha generado más de 3 millones de dólares. Muy por delante que el segundo puesto que ocupa el grupo Genesis con 72.0 millones de dólares o Elton John, BTS y Morgan Wallen con 70.0, 69.3 y 58.3 millones respectivamente. En la parte baja del ranking aparece la banda británica Coldplay (44.7 millones de dólares), y Garth Brooks (44.3 millones de dólares).

La música en España: crecen las ventas pero se estanca el formato físico

Promusicae, la asociación que representa a los productores y a la industria de la música en España, ha hecho públicas las cifras correspondientes a las ventas de música que se registraron en nuestro país durante el primer semestre de 2022. En concreto, los españoles dedicaron 191,5 millones de euros al consumo de música, tanto en formatos digitales como en la compra de soportes físicos, unos ingresos que suponen para la industria musical española un 12,4% de aumento con respecto al mismo periodo en 2021 (170,5 millones de euros).

Pero además, los datos reflejan un incremento del consumo del streaming y un ligero descenso de las ventas físicas (-0,6%), que no han crecido pese a que el vinilo ha aumentado sus ventas en más de un 25% y ya suponen más de la mitad del total del mercado físico. Y es que un 54% de los discos físicos que se venden en las tiendas son ya vinilos, quedando por primera vez desde 1991 por encima del CD (44%), cuyas ventas caen un 20,8% hasta los 11,1 millones de euros. En este sentido Antonio Guisasola, presidente de Promusicae, señala que es «especialmente preocupante la evolución del mercado físico que, en una situación de estancamiento de las ventas, se enfrenta a una escalada de precios de las materias primas y de los costes de distribución que se va a cebar en este nicho de mercado».

Así, el 81,2% de los ingresos de la industria provienen del streaming de audio en plataformas, en sus modalidades de suscripciones premium o financiadas por publicidad (135,2 millones), un 17,1% del consumo de vídeo en streaming, y solo un 2% lo hace a las descargas permanentes de canciones, álbumes y vídeos, o a los productos para móviles como tonos de llamada y escucha.

Te puede interesar

Comentar ()