O provocas al público o no es una performance. Dividir al público, eso exactamente es lo que ha conseguido Enrique Tenreiro con su última performance. El artista gallego ha pintado en la tumba del dictador Francisco Franco una paloma de la paz en la que, sin duda, será su actuación más sonada puesto que está destinada a dar la vuelta al mundo. Eso sí, no es la primera.

A Enrique Tenreiro le encanta provocar con sus locuras, lo suyo es blanco o negro, jamás deja a nadie indiferente. Con su última acción en el Valle de los Caídos asegura que lo que pretendía era “reivindicar la libertad y la reconciliación de todos los españoles, para que no haya ningún bando vencido”.

Sostiene este coruñés de 49 años que vive para el arte “pero no del arte” y que es un “hombre complicado que tiene buenos amigos”. Por lo menos eso es lo que confesó hace años en una entrevista en La voz de Galicia.

A estas alturas, ¿quién es Enrique Tenreiro? Un artista que trabaja desde hace dos años en la galería Artby’s, en A Coruña, donde ha expuesto varias de sus esculturas y cuadros aunque su especialidad son las performances, de hecho no es la primera vez que se enfrenta a la figura de Franco. Buceando por su web surgen algunas de sus perfomances anteriores.

Franco destruye Guernica. En esta performance Tenreiro recita versos Béquer acompañados por las imágenes del entierro de Franco, del Rey Juan Carlos I lamentando su muerte y una bandera republicana.

Un paseo entre los muertos. Performance homenaje a los artistas que descansan en el cementerio de San Amaro.

Un tigre suelto en la Fundación Seoane. Performance con la que reivindicó la libertad del arte en el espacio cultural creado para la divulgación de la obra del dibujante, pintor, grabador y escritor argentino-español Luis Seoane, fallecido en 1979.

La Cabina de Enrique Tenreiro. Homenaje a López Vázquez. Performance