Cine

CGI, el cine con el que no podrás distinguir la realidad de la ficción

La tecnología capaz de resucitar a Carrie Fisher en pantalla.

El rey león en CGI: Simba y Mufasa

El rey león en CGI: Simba y Mufasa

Acaba de llegar a los cines el largometraje en acción real de El rey león, remake del clásico de Disney protagonizado por animales realizados por CGI (Inteligencia Generada por un Ordenador). Además de la recreación de las especies de la sabana que protagonizan esa película, este avance en animación ha permitido que la Princesa Leia saliera en la cinta de Los últimos jedi, pese a que Carrie Fisher falleció en 2016. ¿Somos capaces de diferenciar una escena animada con CGI y otra en la que aparece un actor real?

Animación es sinónimo de Pixar. En los años ochenta nace esta empresa, y con ella los primeros cortometrajes de animación. Los animadores de Pixar son los creadores de la animación CGI, técnica que van mejorando en los 90: «Sus personajes tienen un perfeccionamiento de las texturas que recuerdan a humanos. Una de las cosas más complicadas es mejorar la figura de un hombre o una mujer», se aventura a decir Carlota Coronado, coordinadora de la productora hispano-italiana Zampanò. De hecho, en la primera película de Toy Story, el personaje de Andy está «mal hecho», es muy poco realista, ya que calcar algo en su totalidad es muy complicado. Aun así, Carlota recuerda que Toy Story, que se estrenó en 1995: «Supone el inicio de la animación CGI, por lo que se han ido perfeccionando las técnicas mucho después».

Fotograma de Andy en 'Toy story'

Fotograma de Andy en ‘Toy story’

El CGI fue utilizado en Toy Story como técnica de animación de la siguiente forma: «Lo primero que hay que hacer es grabar a determinados personajes pertenecientes a la realidad para analizar sus movimientos y, posteriormente, transformar eso con programas de ordenador», explica Carlota. Pixar tiene que recrear en un estudio los movimientos de Nemo, Andy o el Señor Patata. En caso de que se quiera presentar a un personaje practicando skate, hay que grabar a un actor en vídeo y, desde ahí se transforma en ordenador.

La generalización de los ordenadores revoluciona la animación

«La aparición de los ordenadores revoluciona la animación completamente. Hay que pensar que antes la técnica era tradicional. Sin embargo, se avanza tan rápido, que se queda anticuado demasiado pronto», afirma Carlota. Las últimas películas de Disney no cuentan con tanto éxito como Pocahontas, hecha en 2D. Aun así, la mayor parte de los estrenos de la Casa de las Ideas son en CGI, y esto se ha generalizado gracias a la aparición de los ordenadores.

Fotograma de 'El libro de la selva'

Fotograma de ‘El libro de la selva’

«Si vemos una animación 2D de Mickey Mouse de los años 20-30, o vemos La Cenicienta, 101 dálmatas… Estas películas, no han envejecido mal», defiende Carlota. La productora considera que la técnica ha avanzado tanto, que películas de hace diez años se quedan obsoletas, aunque nos hayan impresionado en el momento. «Si vemos Titanic nos cantan un montón los efectos especiales. Lo que no me gusta de este tipo de efectos es que se abusa de ellos y luego resultan cantosos. A veces es mejor que los personajes sean de verdad. Si se maquilla muy bien funciona mejor ese maquillaje.»

Este fenómeno también pasa en televisión, ya que actualmente casi todas las series y películas de la pequeña pantalla son en 3D. «2D es residual, algo de autor, hay directores que hacen animaciones de este tipo como Wes Anderson en Isla de perros. Cogen una animación tradicional que, por gusto, se sigue usando en 2D. Sin embargo, actualmente la industria de la animación utiliza el 3D, sobre todo en Estados Unidos», informa la productora.

Fotograma de 'Isla de perros'

Fotograma de ‘Isla de perros’

La revolución es tanto a nivel estético como de contenido. La animación CGI permite crear mundos que no podrían representarse con el cine en acción real. Se desarrollan mundos e historias que antes eran impensables. Los efectos que se utilizan, por ejemplo, en Harry Potter y Marvel, serían impensables de recrear en un estudio. «No se harían películas si se hiciera en estudios. La animación permite que se puedan crear historias más asumibles», señala Carlota.

Laika es una productora que trabaja con universos como el de Tim Burton, y esto es gracias a que cuentan con grandes presupuestos. Los costes se abaratan relativamente. Hacer una película de animación supone mucha gente y tiempo: «Normalmente se incluyen en los créditos finales de las películas de Pixar los nombres de los bebés de los trabajadores que nacen durante su producción», bromea Carlota.

Introducción de la técnica CGI en España

«La animación en CGI es mucho más compleja, está integrada en un entorno hiper realista generado por ordenador. En España tenemos artistas y empresas. De hecho, en El rey León trabajan ex alumnos de la escuela. Hace falta inversión», informa Toni Mena, Director técnico de FX Animation

El Ranchito es una empresa española que trabaja en efectos visuales para cine, televisión y publicidad. Entre sus mayores logros se encuentra el premio Emmy que ganaron por su trabajo en Juego de Tronos. A pesar de que a España le falte inversión, se han estrenado largometrajes como Planet 51 que se asemejan a lo que se hace en Estados Unidos: «Estamos al nivel de EEUU. En cuanto a efectos CGI tipo el Rey león tendríamos El Ranchito, que ha realizado muchos planos para las ocho temporadas de Juego de Tronos», informa Toni Mena.

El rey león en CGI: Simba y Nala

El rey león en CGI: Simba y Nala

«Reivindicaría que en España hace falta cultura de producción, porque exportamos mucho. En Marvel y Pixar hay gente española. Se han tenido que ir fuera porque aquí no hay una infraestructura como para que puedan trabajar. Los alumnos se hacen a la idea de que tienen que marcharse porque las compañías de España son mucho más pequeñas», concluye Toni Mena.

Te puede interesar

Comentar ()