Issur Danielovitch Demsky (nombre que no dice nada, si no fuera porque es el auténtico de Kirk Douglas), es una leyenda viva de la época dorada del cine de Hollywood (la única que queda junto a Olivia de Havilland, también nacida en 1916)  caracterizado por su barbilla hendida, ojos de acero y pose viril, que se apoda a sí mismo «el hijo del trapero», según el título de la autobiografía que publicó en 1988. Nacido en Amsterdam, Estado de Nueva York, hace 103 años, sus padres eran inmigrantes judíos de la actual Bielorrusia. A pesar de crecer en un humilde guetto, pronto destacó en los estudios y deportes, lo que le permitió conseguir una beca de actuación en la reconocida St. Lawrence University.

Apareció en unas cuantas producciones de Broadway antes de unirse a la Marina de Estados Unidos en 1941, participando en la Segunda Guerra Mundial. Posteriormente, se subiría de nuevo a los escenarios y se pondría ante un micrófono en la radio.  Ante la insistencia de SU ex compañera de clase, Lauren Bacall, Douglas fue a ver a el productor de cine Hal B. Wallis, quien, posteriormente, lo eligió para el papel principal en El extraño amor de Martha Ivers.

Sería en 1949 cuando conseguiría su primera nominación a los Premios Oscar por su trabajo en El ídolo de barro, donde da vida al desconfiado y oportunista boxeador Midge Kelly. Sin embargo, el famoso galardón se le sería resisitiría hasta en tres ocasiones. Finalmente, recibió la ‘estatuilla’ de forma honorífica en el año 1966.

A pesar de que el propio Douglas ha insistido en que su centésimo tercer cumpleaños «no se celebre demasiado», a continuación presentamos una selección de películas de un actor que supo trabajar en todos los género cinematográficos, consiguiendo que cada película en que aparecía, merecía la pena solamente por su presencia.

Retorno al pasado (1947) Cine negro

Jeff Bailey (Robert Mitchum), ex detective privado que regenta una gasolinera en un tranquilo pueblo de California, mantiene una relación con una joven con la que quiere empezar una nueva vida, pero su tranquilidad se ve alterada cuando, un miembro del hampa llamado Whit Sterling (Kirk Douglas) al que años atrás había engañado con Kathie (Jane Greer). Ahora, Whit reaparece en su vida para proponerle un nuevo encargo, pero, el ex detective no puede evitar pensar que realmente pretende vengarse, por haberle traicionado cuando le arrebató a Kathie.

El ídolo de Barro (1949) Cine de boxeo

Mientras viajan a California en un vagón de carga, Midge Kelly (Kirk Douglas), y su hermano, son asaltados y arrojados del tren. Hacen autostop y son recogidos por un famoso boxeador Johnny Dunne, que va a pelear en Kansas City. Cuando llegan allí, Midge se mete en problemas mientras busca trabajo y es invitado a sustituir a un boxeador en la velada. El entrenador Tommy Haley le invita a ir a su gimnasio en Los Ángeles para convertirse en boxeador, pero aunque Midge en un principio no lo acepta, finalmente aprende a pelear, y se convierte en un gran boxeador. Cuando tiene que enfrentarse a Johnny Dunne, el crimen organizado le ordena perder la pelea. Sin embargo, Midge derrota a Dunne y como castigo, no le permiten boxear más, por lo que después de un tiempo tendrá que plegarse a los manejos del mundo del crimen. Ahora Midge comienza una exitosa carrera traicionando a todo el mundo.

Brigada 21 (1951) Drama policíaco

En el distrito 21 de Nueva York, el duro detective McLeod (Kirk Douglas), es un policía honesto con fuertes principios y código de honor, enamorado de su esposa Mary (Eleanor Parker). El objeto actual de su investigación, es Karl Schneider, un médico abortista responsable de la muerte de varias mujeres jóvenes. El abogado de Schneider le dice al teniente de la comisaría, que McLeod tiene sus propias razones personales para ir tras su cliente, ya que su esposa era una paciente antes de conocerse, aunque Jim no sabía nada de ello, por lo que su mundo de repente se viene abajo.

Cautivos del mal (1952) Cine dentro del cine

La película que mejor refleja el Hollywood de la época dorada de los grandes estudios cinematográficos, y que está protagonizada por un tiránico y manipulador productor de cine (Kirk Douglas), caído en desgracia, y que, necesitado de un gran éxito de taquilla, pide la colaboración de un director (Barry Sullivan), una actriz (Lana Turner) y un guionista (Dick Powell), a los que ayudó a triunfar, pero que por unas razones o por otras, le detestan. Los tres le reprocharán su falta de escrúpulos para alcanzar el éxito, sin reparar en las personas a las que traicionaba o engañaba.

El loco del pelo rojo (1956) Biográfica

La vida del famoso pintor holandés Vincent van Gogh, un artista intenso e imaginativo, pero plagado de frustraciones por el fracaso. Su obsesión por la pintura, lo impulsa a través de una vida infeliz llena de fracasos y relaciones sin recompensa. No consigue ser predicador de los mineros del carbón, y se gana el respeto de sus compañeros pintores, especialmente Paul Gauguin, pero no se lleva bien con ellos. Sólo consigue vender un cuadro en toda su vida. El único bien constante en su vida es su hermano Theo, que es inquebrantable en su apoyo moral y financiero.

Senderos de gloria (1957) Bélica

1916. La guerra de trincheras entre franceses y alemanes en los campos de batalla de Francia está estancada. El general francés Broulard ordena dirigir un ataque para capturar una posición alemana. El regimiento que asigna para llevar a cabo el ataque está dirigido por el coronel Dax, (Kirk Douglas), que sabe que las bajas del regimiento serán más de la mitad sin ninguna garantía de éxito, y a él le preocupan sus soldados. La toma de la colina resulta un infierno, y el regimiento emprende la retirada hacia las trincheras. El alto mando militar, irritado por la derrota, decide imponer al regimiento un terrible castigo que sirva de ejemplo a los demás soldados.

Los vikingos (1958) Aventuras

En la Alta Edad Media, los vikingos adoraban a Odin, el dios pagano de la guerra, que los guiaba a través de los mares cada vez que emprendían sus habituales incursiones de saqueo. Einar (Kirk Douglas) y Eric (Tony Curtis), hijos ambos del rey vikingo Ragnar -aunque ignoran su parentesco-, se odiaban profundamente, pero se ven obligados a luchar juntos cuando el trono de Northumbria en Gran Bretaña queda libre. Los dos hermanos compiten entre sí por el premio, pero tienen motivos muy diferentes, aunque ambos tienen que ver con la princesa Morgana.

Espartaco (1960) Aventuras

En el año 73 a.C., el esclavo tracio Espartaco (Kirk Douglas) dirige una revuelta en una escuela de gladiadores de Capua, que se extiende rápidamente por toda la península italiana, con la participación de miles de esclavos. El senado romano ordena a Marco Publio Glabro, comandante de la guarnición de Roma, que dirija un ejército contra los esclavos, establecidos en el Vesubio. Cuando Glabro es derrotado, su mentor, el senador y general Marco Licinio Craso se siente muy avergonzado y dirige su propio ejército contra Espartaco y los miles de esclavos liberados, que se dirigen más al sur donde les esperan los barcos de los piratas cilicios, pero estos les engañan, por lo que no les quedará otra alternativa que volver hacia el norte para enfrentarse al poderío de Roma.

El último atardecer (1961) Western

El pistolero Brendan O’Malley (Kirk Douglas), cruza la frontera hacia México y llega a un rancho donde pide pasar la noche. Descubre que la propietaria es Belle (Dorothy Malone) una antigua novia, que ahora está casada con un hombre alcoholizado (Joseph Cotten), con el que tiene una hija. O’Malley sigue enamorado de Belle, y quiere recuperarla, por lo que se ofrece para llevar el ganado del rancho a Texas. Sin embargo, aparece el sheriff Dana Stribling (Rock Hudson) quien busca a O’Malley por la muerte de su cuñado, pero no tiene jurisdicción para arrestarle. Stribling también acepta trabajar para Belle, con el fin de entregar al pistolero, cuando lleguen a Texas.

Tres herederas (1963) Comedia

Un abogado llamado Deke Gentry (Kirk Douglas), soltero, mujeriego y enemigo del matrimonio, es contratado por una millonaria para que arregle los matrimonios de sus tres hijas, con otros tantos hombres en los que ella se ha fijado. Para Deke no resulta ningún esfuerzo hacer que coincidan las parejas de dos de las hermanas, Bonnie y Jan, a los que rodea de un ambiente romántico para conseguir sus fines y los cien mil dólares que va a cobrar por este trabajo. El trabajo se complica cuando conoce mejor a la tercera hija, Kate.