En la semana en la que se estrenaba la película de Joker en los cines, aparecía Santiago Abascal en El Hormiguero. El antihéroe, el villano o el salvador de la política española, según se vea. Es el líder de Vox, el partido que el día de las elecciones publicó un tuit en el que, entre otros, figuraba el logotipo de La Sexta debajo de un mensaje que afirmaba: “¡Que comience la batalla!”. Este jueves ha visitado Atresmedia, la dueña del canal y, como era de esperar, ha salido al paso de las críticas que recibe habitualmente desde los partidos y medios progresistas por su supuesta ideología extremista y contraria a determinados postulados del feminismo o de colectivos como el LGTBI.

«Para los analistas pareces muy bueno», le ha preguntado Pablo Motos. A lo que ha respondido, irónico: «¿A quién he matado, a quién he violado, a quién he secuestrado yo?».

Su aparición ha estado precedida por una furibunda reacción en las redes sociales, donde cientos de usuarios han anunciado su intención de boicotear el programa -es decir, de no verlo- por la aparición de un político que consideran que es “machista, fascista, rancio, retrógrado”, etc. “No cambiéis de cadena que esta noche hay movida”, decía Pablo Motos antes de dar paso al primer corte publicitario, previamente a que Abascal pisara el plató.

Al volver, ha justificado la entrevista: “Lo que no sería democrático es no invitarle (…). Dentro de la gente que lo ve hay seguidores de todas las ideologías. Queremos escuchar a todo el mundo y poner a prueba la fortaleza de sus ideas”.

Consciente de las críticas que ha recibido Motos por «blanquear» la ultraderecha por invitar a Abascal a su programa, el entrevistado le ha entregado, antes de comenzar el diálogo, una tableta de antiinflamatorios y una botella de aceite de oliva, “español”, para digerir mejor los mensajes negativos y aliviar el dolor de cabeza producido por el ruido.

Franco

A continuación, han hablado del gran tema de actualidad en esta larga pre-campaña electoral, como es la exhumación del cadáver de Francisco Franco. «Lo que hay detrás (…) es un intento de deslegitimar la Transición. El siguiente paso será ir a por el Rey», ha afirmado. Y ha añadido. «Lo que se pretende también es el derribo de la cruz más grande que hay en el mundo».

Sobre la exhumación de Franco: «Lo que hay detrás (…) es un intento de deslegitimar la Transición. El siguiente paso será ir a por el Rey».

Abascal, que ha negado que se identifique con el fascismo, ha afirmado que Vox no tiene una posición concreta sobre el Franquismo. De hecho, ha incidido en que en el mitin de Vistalegre del pasado domingo había descendientes de personas que lucharon en los dos bandos. «Nosotros lo que decimos es que no puede venir nadie a dictarnos lo que tenemos que pensar sobre el pasado».

Un rato después, ha lamentado las consecuencias de la Ley de la Memoria Histórica, que, en esencia, pretende ayudar a los familiares de las personas que se encuentran enterradas «en las cunetas» a encontrar a sus familiares, pero que, en la práctica (en referencia al caso de Franco), se traduce en que se obliga a sus descendientes «a sacar contra la voluntad un cuerpo y enterrarlo donde el Estado quiere».

Temas sociales

Abascal era el primero de los varios candidatos a la presidencia del Gobierno que pasarán por El Hormiguero en los próximos días. De hecho, lo han confirmado todos los de los principales partidos -además de Íñigo Errejón-, salvo Pedro Sánchez, a cuya jefa de comunicación ha lanzado Pablo Motos algún dardo durante el programa por su actitud y su negativa a cerrar la entrevista.

El diálogo de este jueves ha estado dedicado, durante un buen rato, a los temas más polémicos del ‘catecismo’ de Vox.

-¿Te molestan los homosexuales? ¿Te molesta ver a dos hombres besándose en Gran Vía? -, ha preguntado Motos.

-No, no me molesta en absoluto. La única vez que he pegado a alguien fue en el bachillerato por una declaración terrible contra los homosexuales. La única vez.

«Con Vox no se estaría hablando de educación islámica en los colegios porque no queremos que las mujeres se sientan inferiores», ha expresado Abascal.

Abascal también ha expresado sus reticencias hacia la aprobación de una ley que legalice la eutanasia -«nos preocupa mucho que casos que afectan a casos concretos se conviertan en generales y acaben mal»- y sobre la regulación que ha convertido el aborto «en una práctica eugenésica y anticoceptiva».

-¿Crees que el aborto es un asesinato?

-No quiero calificarlo ni ofender a personas que a veces toman estas decisiones en situación de presión y mucho riesgo. Pero es acabar con una vida humana por voluntad propia.

Violencia machista

En un programa en el que no se ha realizado la tradicional prueba con los invitados, y que se ha centrado exclusivamente en la entrevista, Pablo Motos también ha cuestionado a su invitado por su postura con respecto a la ley de violencia de género.

Abascal ha rechazado la normativa actual porque considera que, lejos de solucionar el problema, busca «la guerra de sexos y la criminalización del hombre». Y ha añadido: «Nosotros somos los únicos que decimos que un violador entra en la cárcel y no tiene que salir. Con Vox no se estaría hablando de educación islámica en los colegios porque no queremos que las mujeres se sientan inferiores».

«Me han insultado más esta semana que en los 14 años que llevo haciendo este programa», ha reconocido el presentador

No hay que olvidar que, antes de las elecciones estadounidenses de 2016, el popular presentador Jimmy Fallon entrevistó a Donald Trump en su programa y fueron muchas las críticas que recibió por blanquear su figura. Tras el triunfo del político en los comicios, el showman televisivo pidió perdón y afirmó estar en un error. Durante la jornada de este jueves, han sido muchos mensajes los que han criticado a Atresmedia por llevar a su programa a Abascal por estos motivos. Para Motos, lo antidemocrático habría sido vetar a un partido que está presente en los parlamentos español y europeo y tiene representantes en cientos de municipios.

«Me han insultado más esta semana que en los 14 años que llevo haciendo este programa», ha reconocido el presentador antes del comienzo de la entrevista, algo que Abascal ha respondido, pues -ha incidido- son varios los intentos que han realizado «los progres» para que no hable.

Sea como fuere, al menos, no recibirá las mismas críticas que el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida por su escala de prioridades (o sí). Preguntado acerca de si destinaría dinero al Amazonas o a la catedral de Notre Dame, ha respondido: «Iría al Amazonas: la obra de Dios es más importnate que la del hombre, Notre Dame se puede reconstruir».