La destitución de Fernando Garea como presidente de la Agencia EFE no provocará una reacción tan airada como si la hubiera ejecutado un Gobierno del Partido Popular, pues es bien sabido que las ‘fuerzas vivas’ suelen demostrar una especial comprensión con las cacicadas de la izquierda cuando se encuentra en Moncloa.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate