La familia Franco no quiere que se exhumen los restos del dictador del Valle de los Caídos. Lo ha dejado claro, especialmente Francisco Franco Martínez-Bordiú, quien ha firmado las 51 hojas con las alegaciones contra la decisión del Gobierno. Un documento que termina con una petición, en caso de que fueran desestimadas las presentes alegaciones pide que el féretro sea entregado a la familia para darle “cristiana sepultura en la Cripta de la Catedral de la Almudena de Madrid, donde mis hermanos y yo disponemos de un derecho de inhumación perpetua”.

Para seguir leyendo Regístrate GRATIS