La familia Franco no quiere que se exhumen los restos del dictador del Valle de los Caídos. Lo ha dejado claro, especialmente Francisco Franco Martínez-Bordiú, quien ha firmado las 51 hojas con las alegaciones contra la decisión del Gobierno. Un documento que termina con una petición, en caso de que fueran desestimadas las presentes alegaciones pide que el féretro sea entregado a la familia para darle “cristiana sepultura en la Cripta de la Catedral de la Almudena de Madrid, donde mis hermanos y yo disponemos de un derecho de inhumación perpetua”.

Según la información facilitada por la Archidiócesis de Madrid, Carmen Franco Polo, hija de Francisco Franco, compró en diciembre de 1987 un sepulcro para la familia, donde reposan ella y su marido, el marqués de Villaverde, Cristóbal Martínez-Bordiu.

“Que no jodan”, dice un familiar que visita a sus familiares enterrados en la Cripta de la Catedral de la Almudena de Madrid. “Esto se va a llenar de gente, va a ser un follón”. La cripta de la Almudena es un columbario donde, a día de hoy, hay 1.500 personas enterradas, se encuentra bajo la Catedral de la Almudena y su planta es la misma. La noticia del posible enterramiento de Franco en esta cripta produjo unos pocos equívocos entre la prensa el día que se conoció. Hubo medios que ubicaron la cripta en el cementerio de la Almudena, muestra del desconocimiento sobre este pequeño templo.



Vídeo: G.M.P. | R. O.

“Es una gran desconocida”, asegura Joaquín Iniesta, párroco de la cripta. Lleva dos años al frente de este templo en que han hecho pequeños esfuerzos por dar a conocer el lugar, como colocar carteles junto a la entrada a la catedral señalando su ubicación. “Hemos aumentado algo las visitas, que ahora están entre las 800 y las 1.500 diarias. Pero seguimos sin aparecer en los mapas oficiales”, se lamenta el párroco. La cripta aparece en los mapas integrada en el conjunto arquitectónico de la catedral, pero el columbario mantiene una autonomía administrativa que no se beneficia la popularidad del templo de la planta superior.

Nadie da dinero

Bajo el reinado de Alfonso XII, en 1883, se puso la primera piedra de este templo. La cripta de estilo neogótico francés fue un proyecto de Francisco de Cubas quien había diseñado de este estilo la catedral entera, pero de la que sólo pudo acometer la cripta. Cuenta con 558 columnas, 50 de ellas monolíticas con capiteles repletos de motivos bíblicos, naturales y castizos, como un oso y un madroño. Completan el conjunto un total de 20 capillas privadas en la se encuentran muchos inhumados de abolengo, como el propio Marques de Cuba o los marqueses de Urquijo.

“Aquí nadie da dinero”, asegura el párroco. Los familiares, una vez compraron sus capillas y sus sepulcros, no tienen obligaciones de mantenimiento. “Estamos pensando en pedir alguna cuota» -asegura el párroco- porque los gastos del lugar se sostienen con los donativos de los visitantes”. El acceso es gratuito, aunque se insiste mucho en la entrada que agradecen donativos”.

Plano de la Catedral y Cripta de la Almudena

Plano de la Catedral y Cripta de la Almudena G.M.P.

Pese a ser una parroquia y pese a que en el templo se ofician misas, el lugar mantiene su carácter de cripta sepulcral, razón por la que se sigue enterrando a gente. Hay 1.500 personas enterradas y no se sabe cuántas personas caben con precisión debido a la flexibilidad de uso del espacio de las capillas privadas. Los sepulcros, como el que poseen los nietos de Franco, suelen ser para un máximo de cuatro cuerpos. “Aquí Franco sería un muerto más”, explica el párroco. Sobre quien no reposa decisión alguna sobre inhumación del dictador en su parroquia. El arzobispo de Madrid ya ha manifestado que dado que la familia Franco tiene una propiedad en la cripta “como cualquier cristiano tiene derecho a poder enterrarse donde crea conveniente».

Al margen de consideraciones políticas al párroco lo que le preocupa es que, en caso de que se entierre Franco en su catedral, “tendría que poner algún guardia jurado como en la Catedral, pero nada más”, asegura. Iniesta minimiza el impacto en la Cripta de la publicidad que tendría la presencia del hombre que gobernó a su antojo España durante 40 años: “sí al principio la gente se haría fotos y tal, nosotros haríamos por guardar el silencio respetuoso de la iglesia, pero eso sería sólo al principio”, asegura el párroco quien de cara a dar a conocer su templo ha hecho hasta vídeos con un dron dentro del templo y vídeos 360º.

La tumba del rey emérito

Pero no es sólo el cuerpo de Franco el que podría encontrar descanso eterno en el complejo de la Catedral de la Almudena. El templo ha sido señalado como uno de los posibles lugares de sepultura para el rey emérito Juan Carlos I. En el panteón real del Escorial no hay sitio. Las últimas tumbas fueron ocupadas por Don Juan y su mujer María de la Mercedes. A pesar de no haber reinado, don Juan fue enterrado con honores de rey en 1993. De momento, los sarcófagos están vacíos porque los restos se encuentran en el pudridero. Un local contiguo donde los cuerpos permanecen aproximadamente 30 años, el tiempo necesario para momificarse.

Hasta ahora la Casa Real ha mantenido un estricto silencio sobre el asunto. No consta públicamente que haya planes. Ampliar el panteón comporta numerosos obstáculos burocráticos, legislativos y arquitectónicos. Se trata de un edificio protegido, considerado bien de interés cultural, de propiedad de Patrimonio Nacional y declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1984.

Tumba de María de la Mercedes en la Catedral de la Almudena

Tumba de María de la Mercedes (esposa de Alfonso XIII) en la Catedral de la Almudena G. M. P.

De aquí que todas las miradas se hayan dirigido al edificio que se encuentra justo enfrente del Palacio Real. Sin embargo la Catedral de la Almudena es diferente de la Cripta y también de otras catedrales católicas, que siempre han albergado un espacio cementerial en su interior. La Catedral de la Almudena ha sido concebida de forma que sus espacios están pensadas como espacio devociones más que para la sepultura. Sólo se han previsto seis túmulos en la capilla detrás del altar para acoger los arzobispos de la capital. De momento sólo uno está ocupado por el cardenal Ángel Suquía, fallecido en 2006.

La única excepción es representada por la sepultura de Mercedes de Orleans, primera esposa de Alfonso XII y Reina de España durante apenas cinco meses. Su cuerpo se enterró en el Escorial pero no en el Panteón -reservado a las reinas consortes con descendencia- sino en una capilla, de la que fue trasladada a la Almudena en el año 2000. Así lo estableció el mismo Alfonso XII ya que la reina Mercedes había sido una de las impulsora de la construcción de la catedral cediendo parte de los terrenos frente al Palacio Real.