Una vez más la torpeza en Internet da la pista a los cuerpos de seguridad en la persecución de actos delictivos. Esta vez, la Guardia Civil ha recuperado más de 30.000 objetos de interés arqueológico gracias a que éstos fueron puestos a la venta en Internet.

Todos los detenidos, nueve en España y otros cuatro en Bulgaria, integraban una red criminal dedicada a expoliar yacimientos arqueológicos. Según informa la Dirección General de la Guardia Civil, se les acusa de pertenencia a organización criminal, delito sobre el patrimonio, contrabando, estafa, blanqueo, falsedad y alteración de precios de concursos y subastas.

 

Fruto de las investigaciones, en colaboración con Europol y Eurojust, se han recuperado más de 30.000 objetos arqueológicos tanto auténticos como falsificados –entre los que había monedas, anillos, fíbulas, cerámicas o cuños para hacer monedas– puestos a la venta en distintas plataformas en Internet.
La operación se inició tras la solicitud de colaboración por parte de las autoridades búlgaras a la Guardia Civil para llevar a cabo conjuntamente la investigación sobre la supuesta organización criminal.

Los delitos se cometían mediante la puesta a la venta de objetos de interés arqueológico, principalmente monedas y fundamentalmente expoliadas de yacimientos terrestres de Bulgaria, a través de conocidas páginas de venta en Internet, para lo que utilizaban perfiles de usuarios que concertaban entre ellos elevar los precios de las subastas de los objetos para obtener mayores beneficios económicos.

La investigación ha sido desarrollada por el Grupo de Patrimonio Histórico de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil con el apoyo de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de Valencia bajo la titularidad del Juzgado de Instrucción número 1 de Torrente (Valencia), que ha decretado prisión para cinco de los detenidos.