La escuela pública Táber de Barcelona ha retirado el 30% de los cuentos de su biblioteca al considerarlo sexistas, lo que supone un total de 200 publicaciones. Tras un análisis de la Asociación Espacio y Ocio y la comisión de género del colegio llegaron a la conclusión de que la mayoría, un 60%, contenían algún estereotipo de género y que sólo el 11% eran considerados como “positivos”.

Como no podían dejar las estanterías sin libros han decidido dejar algunos de ellos, los menos “negativos”. En este análisis se ha tenido el cuenta el número de personajes, su sexo, si estos eran protagonistas o secundarios, que actividades realizaban, se se les atribuían tareas como la maternidad o los cuidados y las relaciones amorosas que se narraban.

Ni Caperucita Roja ni La bella durmiente, entre otros, han pasado estos filtros. Según aseguran desde el colegio, los cuentos tienen una gran influencia en el concepto del mundo que adquieren los niños y en los roles que se autoimponen.