EL Gobierno ha declarado el toque manual de campanas Patrimonio Cultural Inmaterial. Así lo ha comunicado la portavoz del Gobierno, Isabel Celáa, una decisión que lleva desde el mes de febrero, cuando se iniciaron los tramites, sobre la mesa.

La decisión se debe a que se trata, según informan, de «un lenguaje sonoro que ha funcionado a lo largo de los siglos como medio de comunicación, cumpliendo un conjunto de funciones sociales para la comunidad: informar, coordinar, delimitar el territorio y proteger».

Por esto consideran que al protegerlos,  «se proteger cientos de sistemas locales de comunicación, con ciertas características compartidas por zonas, pero casi siempre únicos, al borde de la extinción por la falta de campaneros y de sensibilización hacia este fenómeno de comunicación”