El Museo del Prado registró el año pasado, en 2019, coincidiendo con la celebración de su bicentenario, la mejor cifra de visitantes de su historia, más de 3,2 millones de personas accedieron a su sede, lo que supone un 10,73% más que en 2018.

Las largas colas que se ven a diario y, sobre todo, los fines de semana en la pinacoteca tiene una repercusión directa en la economía de la ciudad y del país. Así lo aseguran desde la institución que acaba de presentar su primer informe económico, elaborado por la Firma de Servicios Profesionales EY.

«El impacto positivo de la institución en la economía española generado a través de sus visitantes multiplica por 16 veces su presupuesto, elevándose a 745 millones de euros», afirman y añaden que el estima en unos 25 millones de euros la contribución directa, unos 607 millones la indirecta y en 113 millones la inducida. «Los principales sectores beneficiados por el número de visitantes al museo son la hostelería y restauración, el transporte y las actividades culturales y de entretenimiento».

Además, aseguran que «cada empleo directo en el museo genera 18 puestos de trabajos indirectos e inducidos en la economía española».

Tal y como asegura en nota de prensa Marina Chinchilla, directora adjunta de Administración, «la gestión presupuestaria ha permitido que el Museo cerrase los últimos dos años con superávit (3,3 millones de euros en 2017 y 1,7 millones en 2018) y se prevé que 2019, cuyas cuentas aún son provisionales, también se cerrará con superávit y que esas cantidades se destinarán a acometer en su momento las obras de reforma del Salón de Reinos, en las que el Museo se ha comprometido a aportar 10 millones de euros».