Tras la negativa del Ayuntamiento de Barcelona de albergar en la ciudad una sede del Museo Hermitage, la prestigiosa pinacoteca de San Petersburgo, el Ayuntamiento de Madrid ha dado un paso adelante para ofrecerse a que Madrid sea sucursal del museo ruso.

Siguiendo la línea de museos como el Louvre, el Hermitage quiere seguir ampliados sucursales bajo su marca bajo su marca en otras ciudades europeas, como es caso de Ámsterdam. Barcelona era la ciudad que, en principio, iba a ser la que albergara la pinacoteca en España, pero el Ayuntamiento ha dado portazo al proyecto tras varios informes técnicos negativos.

Ante esta vacante la responsable de Cultura de Madrid, Andrea Levy ha dado un paso adelante para reunirse la próxima semana con los promotores del proyecto del Hermitage en España. El Ayuntamiento espera de esta reunión una «primera toma de contacto», en la que esperan conocer las «necesidades del Hermitage» para instalarse en Madrid así como tantear cuales serían «las posibilidades de Madrid» para poder ser sede del museo ruso, según fuentes consultadas por este diario.

De Toyo Ito al Mercado de Frutas y Verduras

El Mercado de Frutas y Verduras en Legazpi, junto al complejo de Matadero o el nuevo desarrollo urbanístico de Madrid Norte, son las primeras ideas que llevará el Consistorio para atraer el proyecto a la capital, según informa Europa Press. El proyecto de Barcelona contaba con un diseño del ganador del Premio Pritzker, el conocido como Nobel de Arquitectura, Toyo Ito.

El Hermitage en ciudades como Ámsterdam organiza dos grandes exposiciones al año que se nutren, principalmente, de los fondos de la pinacoteca de San Petersburgo. Dos grandes exposiciones que se sumarían a la abundante oferta expositiva de Madrid que cuenta con tres importantes museos en el conocido como Paseo del Arte, el Museo del Prado, el Thyssen y el Reina Sofía.

Levy considera que «sería una gran oportunidad para Madrid contar con una sede de un museo internacional tan conocido que contribuiría a que Madrid sea, aún más si cabe, una gran capital cultural», han recalcado las mismas fuentes de la agencia para agregar que el explorar la viabilidad de traer el museo a Madrid «en ningún caso se considera ningún tipo de competencia desleal con Barcelona», emplazamiento que también se barajó.

Barcelona dijo que no al Prado

Se da la circunstancia que Barcelona cerró de golpe la posibilidad de que la ciudad acogiera una sede del Museo del Prado. La propuesta que no llegó a ser oficial partió del popular Oscar Ramírez quien propuso plantear un acuerdo de cesión de edificio del Banco de España en la Plaza Cataluña para acoger una subsede del Prado en la capital catalana. A diferencia del Louvre que tiene sedes en otras ciudades de Francia como Lens y en el extranjero, la pinacoteca española no posee ninguna sucursal por territorio nacional. Pero la conclusión de los partidos independentistas, JxCat y ERC, fue que tener una sede del Museo del Prado en Barcelona supondría un nuevo ejemplo de la política cultural de «efervescencia colonia» con la que gobiernos del PP y PSOE han tratado tradicionalmente a la capital catalana.