En diciembre de 1847 tres hermanos imprevistos irrumpieron en la literatura desconcertando a críticos y lectores. Eran Currer, Ellis y Acton Bell. En el mismo mes habían publicado cada uno una novela. La que más éxito tuvo, la que más reconocimiento consiguió fue la que les descubrió como una farsa.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate