Lucas Figueroa procesa todas las noches las imágenes que él y su equipo graban de Madrid y de otras localidades de España mientras el país atraviesa la pandemia, desde el confinamiento a la nueva normalidad que conduce la desescalada. «Creo que he llorado todas la noches», cuenta a El Independiente.

La pandemia de la covid-19 causada por el coronavirus SARS-CoV-2 paró nuestro mundo. Lucas Figueroa juntó un pequeño equipo con dos personas más y con los permisos pertinentes y siguiendo las medidas de seguridad de la policía se echó a la calle a documentar en Renaceres a 8k un momento histórico en la mejor de las calidades posibles, en 8k. Un formato que tiene cuatro veces más calidad que el formato común de cine.

El rodaje se ha hecho con la máxima calidad de grabación cinematográfica de hoy en día. Una imagen a 8K y a 60 cuadros por segundo (en una película se proyecta a 24 cuadros por segundo), hace que todo se perciba en cámara lenta como si de un sueño o una película de ciencia ficción se tratase. Los planos llevan un movimiento armónico de la mano del talento del Steadicam Álvaro Carla, hijo del primer Steadicam español, Tito Carla.

«A nivel de edición el equipo era como si fuera de un equipo de informativos con lo cual el desafío ha consistido en hacer un rodaje cinematográfico con tres personas, más los distanciamientos y grabar en exteriores. La cámara es más aparatosa y en un rodaje tradicional esa cámara la manejan cinco o seis personas, aquí lo hacía una. Entre tres hemos hecho el trabajo de 15 o 16 personas, por lo que necesitas más tiempo y más paciencia», explica.

he redescubierto el entorno por donde caminaba todos los días con mis prisas y problemas cotidiano

Figueroa ha obtenido unas imágenes en movimiento que son un documento de gran calidad para el futuro. Son imágenes de los espacios vacíos, de las calles solitarias y los protagonistas de esta crisis como son las fuerzas de seguridad y los sanitarios, dos grupos profesionales que han estado en estrecha relación estos meses de pandemia.

La grabación continuará hasta el fin de la desescalada para mostrar cómo será la nueva normalidad, cómo será la realidad postcovid. «Durante estos meses a mí lo que me ha pasado es que he redescubierto el entorno por donde caminaba todos los días con mis prisas y problemas cotidianos. Me he dado cuenta de que no estaba viendo dónde estaba pisando, a mí me agarró por este proceso más introspectivo preguntándome hacia dónde corría. La parada forzosa que hemos vivido yo me la he tomado por este lado, por preguntarme a dónde iba tan rápido antes. Además he descubierto detalles de la grandeza humana que me hacen quedarme con lo bueno», asegura.

Imágenes evocadoras

Renaceres es un largometraje documental que tendrá su estreno y sus diferente ventanas pero irá acompañado de una exposición con algunos de los planos. «Una selección de estos planos en esta calidad quedarán como cuadros en los que varios artistas ya están trabajando en poner su voz con poesía y mensajes que quieran expresar. La idea es que sean mensajes optimistas», asegura el director.