Nadie a día de hoy recetaría cocaína para curar la depresión pero el uso de plantas psicoactivas ha estado ligado a la humanidad desde la antigüedad. Sigmund Freud, el padre de la psicología moderna, fue uno de sus grandes defensores, recomendándola para tratar el alcoholismo y las adicciones al opio. Además, el tabaco se comenzó a utilizar para tratar dolores de diversa índole, cólicos intestinales, fortalecer los pulmones, curar heridas y como afrodisiaco.

En las últimas décadas la ingesta de estas sustancias, asociada fundamentalmente a un uso recreativo, ha tenido un gran impacto social. Pero en sus inicios fueron valoradas por su capacidad para curar, reducir el dolor, el cansancio o el hambre, así como por sus efectos alucinógenos; los llamados chamanes, magos, brujos o curanderos, las ingerían sirviendo así de intermediarios entre el mundo físico y el espiritual.

Desde la adormidera o el cannabis, dos de las plantas psicoactivas más utilizadas en el viejo mundo, hasta de la coca, la belladona o la mandrágora —que tan popular hiciera para el gran público la saga Harry Potter—, serán exhibidas en esta muestra. Mágicas, místicas y medicinales. Plantas y hongos psicoactivos —que organiza la Biblioteca del Real Jardín Botánico (RJB) junto con el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en Madrid— nos acerca, a través de ilustraciones y textos, una selección de estas plantas y hongos más conocidos a lo largo de la historia desde este 6 de noviembre.

Solo una pequeña variación en la dosis de muchas de estas plantas define su uso como medicina, como psicoactivo o como veneno, ya que contienen sustancias altamente tóxicas que pueden provocar la muerte. Formaron parte de los aquelarres y de las pomadas de las brujas, los llamados unguentum pharelis que provocaban alucinaciones y la sensación de volar al ser aplicados en distintas partes del cuerpo. Estas prácticas, perseguidas por la Inquisición, fueron el motivo por el que muchas de ellas fueran perseguidas, encarceladas y hasta quemadas en la hoguera.

La cocaína fue una de las favoritas de Sigmund Freud

Para esta exposición, los comisarios María del Carmen Peña Chocarro y Félix Alonso, han seleccionado ocho plantas y un hongo de una amplia lista que podrían integrar la muestra. «De las 7.000 plantas con las que cuenta el Real Jardín Botánico estas en cuestión pueden pasar desapercibidas, con el misticismo que generan esperamos que puedan ser un punto de atracción para poder verlas in situ», explica Alonso a El Independiente. «Hemos elegido temas que sean atractivos para el público, las plantas nos permiten contar su historia cultural».

Algunas de esas plantas seleccionadas en su hábitat natural en el propio Jardín. En concreto se pueden ver las siguientes: la mandrágora, el beleño, el tabaco, el estramonio, la belladona y el centeno. Todas ellas cuentan con un cartel que hace referencia a su presencia en la exposición Mágicas, místicas y medicinales. Plantas y hongos psicoactivos.

La belladona, durante la Edad Media, fue empleada como producto de belleza en la Edad Media.

Una de las ocho plantas escogidas es la belladona (Atropa belladonna L.), una hierba que pertenece a la familia Solanaceae y al género Atropa, que incluye tres especies nativas de Europa, Asia y norte de África. También figuran el Beleño negro (H. niger L.) y la mandrágora (Mandragora officinarum L.), una planta herbácea de raíces gruesas, frecuentemente bifurcadas una o varias veces, que pueden asemejar la forma del cuerpo humano.

El cáñamo (Cannabis sativa L.), una planta herbácea de rápido crecimiento que puede alcanzar hasta cuatro metros de altura y se encuentra silvestre o cultivada, con un gran número de variedades destinadas a diferentes usos. Asimismo se introduce la adormidera (Papaver somniferum L.), el estramonio (Datura stramonium L.) y el tabaco (Nicotiana tabacum L.). El género Nicotiana, de la familia Solanaceae, incluye 75 especies, en su mayoría nativas de América. De ellas solo dos son cultivadas: N. rustica L. y N. tabacum, ambas resultado de hibridaciones naturales entre especies silvestres.

La cocaína es generalmente consumida en forma de clorhidrato de cocaína o de crack y provoca importantes alteraciones psicológicas.

Por último, la coca (Erythroxylum coca Lam.) cuenta con alrededor de 230 especies tropicales, únicamente dos especies son cultivadas: Erythroxylum coca Lam. y E. novogranatense (Morris) Hieron. Sigmund Freud fue uno de sus grandes defensores, recomendándola para tratar la depresión, el alcoholismo y las adicciones al opio. La exposición se completa con cornezuelo del centeno (Claviceps purpurea Fríes Tulane), un pequeño hongo de entre 1 y 4 milímetros de longitud, de color púrpura o negro y parásito de varias especies de cereales, entre ellas el centeno.

Aunque su uso medicinal se desconocía, era reconocido como un veneno ya en la antigüedad, apareciendo señalado en una tablilla asiria del año 600 a.C. De gran toxicidad, la ingestión de granos contaminados provoca ergotismo, también conocido como el fuego de San Antonio, que afecta tanto a humanos como a animales.

    • Compartir

    Tuvieron mucha relevancia durante la Edad Media cuando hechiceros hicieron uso de ellas

    Otras muchas especies utilizadas en Europa en rituales mágicos como el eléboro negro (Helleborus niger L.), el acónito (Aconitun napellus L.), la dedalera (Digitalis purpurea L.), la hierba mora (Solanum nigum L.) o la cicuta (Conium maculatum L.), entre otros.

    • Compartir

    En Asia los fumaderos de opio eran populares por ser sitios dedicados al consumo recreativo directo de dicha planta

    Durante los siglos XVIII y XIX el número de personas adictas al opio aumentó astronómicamente en China, lo que llevó al gobierno a prohibir su consumo e importación. El conflicto generado por esta situación culminó en las llamadas guerras del opio, entre China y Gran Bretaña.

    • Compartir

    El tabaco es una de las plantas psicoactivas más populares en nuestros días

    A mediados del siglo XVI comenzó a cultivarse en Europa y en 1620 se estableció en Sevilla la primera fábrica de tabaco de Europa, para la obtención de polvo de tabaco con fines medicinales.

    • Compartir

    Grabado de una plantación de coca en Bolivia

    A finales del siglo XIX se descubrieron sus propiedades narcóticas y comenzó a ser empleada como anestésico local, además de añadirse a bebidas tónicas, siendo, junto a la nuez de cola, uno de los ingredientes originales de la Coca-Cola.

Mágicas, místicas y medicinales. Plantas y hongos psicoactivos en el Real Jardín Botánico de Madrid desde el 6 de noviembre.