Retrasos, reaperturas y adaptación constante a la actual situación pandémica. Sweet Space, el nuevo espacio que homenajea a los golosos en Madrid, abre sus puertas el próximo 3 de diciembre tras un fin de semana de expectación en el que, aprovechando la fiesta de Halloween, colgaron el cartel de sold out durante los cuatro días que abrieron sus puertas.

«Ha superado todas nuestras expectativas», cuenta a El Independiente José Luis Reyes, director de comunicación. Ubicado en el centro comercial ABC Serrano, Sweet Space cuenta con 10 salas temáticas en las que obras de artistas y personalidades como Okuda San Miguel, Agatha Ruiz de la Prada, Antonyo Marest, Ivanna Gautier, o los pasteleros Christian Escribá y Patricia Schmidt, recorren un universo de color y éxtasis. Con ellos, también está presente el arte de la Galería Cerquone o del imaginario de Miju Lee, Ampparito, Lusesita, Paul Amundarain, Joaquí Salim o Pablo Carpio.

La gran premisa de Sweet Space es adentrarse en un nuevo planeta donde lo dulce cobra protagonismo. Como si fuésemos un astronauta en una misión de exploración, nuestro descubrimiento será todas las salas que componen el espacio. Además, muchas de las obras que se exponen se podrán adquirir en la tienda para fomentar, entre pequeños y mayores, la cultivación del arte.

    • Compartir

    El universo de Okuda San Miguel, la sala más ecléctica

    Si hay algo que Jose Luis deja claro es que Sweet Space no es un “espacio al uso”, sino una fusión de “arte y diversión” para todas las edades. El ejemplo claro de sus declaraciones es la sala que el artista Okuda San Miguel dedica a la galería situada en el ABC Serrano. Con su estilo característico y llena de elementos fantásticos como un unicornio, un patito hinchable o un cerdo volador, el artista cántabro pone el toque de street art a su habitación temática.

    • Compartir

    El camino a Oz, guiado por gominolas

    Una de las salas que más gustará a los pequeños es la ideada por los pasteleros Christian Escribá y Patricia Schmidt. En ella, un camino al más puro estilo El Mago de Oz les llevará por un pasaje de ositos de goma, piruletas, dulces… y una sorpresa más que promete ser la estrella de la sala. Pero para eso, tendrán que visitar Sweet Space y descubrirlo.

    • Compartir

    El cielo de Ágatha Ruiz de la Prada

    Una de las piezas que cuentan con una clara marca registrada de artista, como en el caso de Okuda, es la de la diseñadora madrileña. Coagathan una de las figuras que ha recorrido de principio a fin su trayectoria en las pasarelas y en las vitrinas de sus tiendas, Ágatha se cuela en Sweet Space y propone a los allí presentes crear su propio cielo con unas puertas correderas que van conformado resultados distintos con cada movimiento.

    • Compartir

    Un helado galáctico

    La artista y ceramista riojana Lusesita, una de las principales figuras de la escena nacional en la técnica, también cuenta con una pieza especial en una de las salas de Sweet Space, un helado de otro mundo con los tintes clásicos de sus obras. El concepto eterno entra en escena y juega con las palabras, pues una cerámica perdura en el tiempo… incluso si tiene forma de helado.

    • Compartir

    Inspirado en ‘teamLab’

    “Es la más instagrameable”, cuenta Jose Luis cuando abre la segunda sala de Sweet Space: un oasis que desentona con el resto de zonas y que recuerda al famoso ’teamLab’ de Tokio, un orgasmo de colores y luces neón que atrapan a todos los que lo visitan. Este es su pequeño homenaje en el museo de ABC Serrano, donde el juego entre la escasa luminosidad y los espejos conforma una sensación infinita, sin paredes y sin restricciones que transportan a otras galaxias.

    • Compartir

    La pared más dulce

    Una de las que más impactan por su colosidad es la pared repleta de piruletas, eso sí, no se pueden coger, ni probar. ¿Tentación o delirio?

Estas son unas cuantas pinceladas de todo lo que se podrá encontrar en Sweet Space: una apuesta inmersiva, colorida -y segura- que hará las delicias de tu paladar… ¡e Instagram! Eso sí, cuidado con abusar del dulce.