La princesa Leonor ha presidido este miércoles su primer acto en solitario en su trayectoria institucional con su participación en el acto de conmemoración del 30º aniversario del Instituto Cervantes. Acompañada en el evento de la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, y por el director de la institución de la lengua hispana, Luis García Montero, la princesa ha dirigido un par de preguntas durante la presentación, siendo una de ellas su preocupación por los trabajadores de la institución durante la pandemia.

En su llegada, la princesa ha sido arropada por una marea de ciudadanos que han querido acompañarla en su estreno en solitario. Entre gritos de «Viva la princesa» y pancartas con mensajes que afirmaban que «Leonor es el futuro», la heredera al trono ha saludado a los allí presentes tras su llegada.

Una vez dentro, la heredera al trono, de 15 años, y las autoridades se han dirigido hacia la Caja de las Letras, el lugar más simbólico del edificio, donde se guardan los legados de los premios Cervantes y de otras figuras de la cultura en español.

Leonor de Borbón ha guardado para la historia en uno de los cajetines, el número 2021, el ejemplar de la Constitución que leyó el 31 de octubre de 2018, en sus primeras palabras en público, también en la sede del Cervantes. A continuación, ha colocado en su interior el libro del Quijote con el que participó en la lectura de la obra de Miguel de Cervantes el pasado 23 de abril junto a la infanta Sofía a través de un vídeo grabado en el Palacio de la Zarzuela debido a la pandemia.

La princesa Leonor (c) junto a la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo (i) y al director del Instituto Cervantes, Luis García Montero (d). EFE/Ballesteros

El cajetín reservado para la princesa está situado entre el de el médico Severo Ochoa y el escritor Miguel Delibes, quien ha sido el último de quien se ha guardado un manuscrito, de manera póstuma, el pasado día 12.

Leonor ha entablado conversación con Carmen Noguero, secretaria general de la Institución, que previamente había dedicado su intervención a hablar sobre las nuevas herramientas tecnológicas, actividades académicas y culturales digitales y la renovación de la página web del Instituto.

Para este debut en solitario, Leonor ha emulado a su madre y, al igual que ha hecho la Reina en sus últimas apariciones públicas, la Princesa ha optado por el ahorro y la austeridad y ha vuelto a lucir un vestido que llevó en uno de sus últimos actos.

Como heredera al trono, Leonor ha tenido algunas intervenciones tímidas en su presentación en sociedad, pero seiempre acompañada por sus allegados y familiares. Su presencia en el Instituto Cervantes demuestra un giro de guion contundente en Casa Real: asumir un mayor peso en el organigrama familiar, un cambio de tendencia que pretende arrojar mayor luz y conocimiento de Leonor hacia la sociedad española.