Cultura

Organizar un concierto o cómo trabajar para no tener pérdidas

Asistentes al concierto de Lola Índigo en el pabellón Navarra Arena el año pasado. EP | Eduardo Sanz

Tras más de un año de crisis sanitaria ocasionada por el coronavirus, parece ser que un rayo de luz llega al sector de la música de nuestro país, pero ¿es realmente rentable organizar un evento así?, ¿se han vendido el número de entradas que se tenía previsto?

Las cifras están ahí, portales como entradas.com han incrementado su venta de tickets considerablemente si lo comparamos con los mismos meses del año anterior, pero son los organizadores de estos espectáculos los que se ven en situaciones económicas complicadas y comprometidas para poder ofrecer un programa atractivo a su público.

Si continuamos con la equiparación, los números que se están alcanzando en lo que va de año se encuentran en aumento, pero son cifras todavía muy por debajo de las registradas en la primavera-verano 2019, año sin pandemia. Y es que la música en directo en España en el año 2019 recaudó cerca de 400 millones de euros y se celebraron 91.106 conciertos.

Porque un tema son las cifras actuales, que todo apunta a que irán en mejoría con el paso de los meses, y otro es la rentabilidad y el gasto real que supone el montaje de eventos de este calibre. Personal de seguridad, responsables de logística, técnicos, coordinadores…son muchas las personas que hay detrás de un espectáculo en vivo, y eso supone un gasto más que elevado para las empresas organizadoras.

En España, contamos con la ventaja de situarnos cada año en los primeros puestos de los destinos favoritos que los turistas eligen para disfrutar de sus vacaciones. Este hecho hace que multitud de extranjeros combinen sus días festivos con la asistencia a espectáculos de música en directo, consiguiendo así que se eleve, más incluso, el flujo de ventas.

El cantante Woodkid actúa en Las Noches del Botánico. EP | Ricardo Rubio

Pero lo que verdaderamente interesa a un organizador es, ¿cuánto dinero nos gastamos de media en un evento de este tipo? Si comparamos al público nacional con los turistas que visitan nuestro país, apreciamos que el público extranjero se gasta un 23% más de media que el público español. Por lo tanto, si vinculamos el gasto de un turista, con la más que probable llegada de muchos de ellos este verano a España, cabe presagiar que todavía falta porque este número de ventas de entradas incremente con el paso de las semanas.

Supervivencia como forma de vida

El sector de la música venía con cifras récord, en cuanto a recaudación se refiere, en los años 2017, 2018 y 2019; incluso los primeros meses del último año hacían presagiar que los ingresos que iban a percibir los cerca de un millón de trabajadores del sector en nuestro país, iban a ser históricos.

Pero llegó el Covid-19, y desde entonces se ha pasado del sector de la música al sector de la supervivencia. Empresas organizadoras agonizando ante la falta de medidas y ayudas para sobrevivir a esta crisis. Una situación que ha llevado a productores y artistas a la ruina. Pérdidas que superan los 1.200 millones de euros y que hacen que estas empresas solo les quede aferrarse a titulares como este: “Primavera Sound 2022 agota sus 200.000 entradas en poco más de una semana”.

Lo que es cierto que la situación está mejorando, y más que lo hará con el paso de los meses, pero no nos engañemos, la venta de entradas va en aumento, los números son positivos y ayudan a que los ánimos en el sector no decaigan, pero esto no quita que la comunidad siga en la cuerda floja, luchando a diario por sobrevivir e intentando que su público este, ahora que se puede, nutrido de contenido; tarea que no se antoja nada sencilla.

Te puede interesar

Comentar ()