Cultura

Moco Museum, el innovador museo donde se puede tocar un Warhol y ser la 'Niña del Globo' de Banksy

Que el arte puede cambiar al mundo es evidente. Y que dentro del arte puede caber aún más arte, también. O eso dicen Lionel y Kim Logchies, el matrimonio coleccionista de arte que ha convertido el número 25 de la calle Montcada de Barcelona en un rompedor, pero modesto, museo moderno y contemporáneo.

Se trata del Moco Museum, mil metros cuadrados de arte que nacen con la «intención de afianzarse en la capital catalana» como un templo artístico dentro de otro. O eso demuestra el hecho de que sea el histórico Palau Cervelló, obra protegida como bien de interés cultural local, el escogido para albergar «un arte fresco y vanguardista enfocado a un público más joven, creativo y, especialmente, actual», afirman desde el museo en un comunicado al que ha tenido acceso El Independiente: «Nuestro espíritu fundador está en iluminar el mundo y hacer que la paz y la unidad sean inevitables. Tenemos el objetivo de democratizar el arte, hacerlo inclusivo al público más amplio posible y brindar una experiencia única. Usamos el poder del arte para desafiar la norma, defender la verdad, abrir mentes y cuestionar el mundo que nos rodea. Moco Museum impulsa la energía de los lugares reservados a los privilegiados, para inspirar e iluminar nuestro mundo a través del arte».

Vista de la obra Diamond matrix, de Studio Irma, en el nuevo Moco Museum, que abre sus puertas en Barcelona. EFE EFE

Usamos el poder del arte para desafiar la norma, abrir mentes y cuestionar el mundo que nos rodea»

MOCO MUSEUM BARCELONA

Desde que abriera sus puertas este mes de octubre, Moco Museum exhibe una cuarentena de obras de artistas emergentes y autores consagrados internacionalmente de la talla de Andy Warhol, Jean-Michel Basquiat, el popular artista callejero Banksy, Salvador Dalí, Keith Haring, KAWS, Hayden Kays, Yayoi Kusama, David LaChapelle y Takashi Murakami entre otros. Y todos, congregan una colección permanente que se presenta, además de con esculturas y cuadros físicos, con imágenes en movimiento, luces, paisajes, colores cambiantes y espejos propios del arte inmersivo, la última tendencia y vía por la que el arte se abre nuevos caminos de futuro y que permite ser desde uno de Los 10 monos de Banksy, hasta La niña del globo o una pincelada de Home Sweet Home: «El arte inmersivo nos invita a formar parte de él, a que entremos en la obra y nos sintamos parte de ésta. Moco Museum será el primer espacio expositor de Europa que acogerá la última revolución del mundo del arte con un sistema que certifica el origen y el historial de cada pieza, con obras raras y únicas que expresan lo que será el futuro del arte digital. Se trata del fenómeno NFT, Non-Fungible Tokens. Sumergirse en un recorrido digital de 360º por las obras maestras de reconocidos artistas, es una tendencia que se está asentando cada vez más en el panorama cultural y de ocio», señalan.

Pero el museo contará también con exposiciones especiales y temporales que se inauguran con la comisariada por Simon de Pury, comerciante y una de las figuras más importantes del mundo del arte, y presenta la primera muestra europea individual de Guillermo Lorca en la que el artista chileno contemporáneo, combina la magia y el realismo con una serie de siete obras tituladas Esplendor de la Noche. La exposición permanecerá en el museo durante un año, siendo una maravillosa oportunidad para «adentrarse en las escenas narrativas llenas de detalles oníricos, inquietantes y románticas», que el artista confecciona al modo de los grandes maestros del Barroco.

Vista de la obra Beanfield de Bansky, en el nuevo Moco Museum, que abre sus puertas en Barcelona. Europa Press

De la ciudad de los canales a ‘la Condal’

Antes de pisar la ciudad Condal, un primer Moco Museum se abrió en 2016 en Ámsterdam, en el histórico edificio de la Villa Alsberg de 1904, diseñado por el arquitecto Eduard Cuypers. Con el mismo modelo de museo inclusivo y, desde entonces, ha recibido alrededor de dos millones de visitantes de más de 120 nacionalidades, un éxito que esperan repetir en la capital catalana, donde cuentan con un mayor espacio expositivo: «Actualmente, la localización en Ámsterdam se ha quedado pequeña. Es un espacio limitado para todo el arte que queremos compartir e historias que contar».

Después de su éxito en la capital holandesa, Moco Museum se reafirma en su compromiso de exponer obras icónicas de autores conocidos internacionalmente y artistas en pleno crecimiento: «El Moco es un espacio en el que no cuenta cuántos años tiene un cuadro o a qué monarca perteneció un mantel. Aquí el arte es nuevo, adaptado a las inquietudes del siglo XX tan bien retratadas por unos artistas callejeros que supieron tocar la fibra del público mediante el arte y se atrevieron a desafiar a la sociedad».

Te puede interesar

Comentar ()