Cultura

El Museo Reina Sofía adquiere un mítico Ibarrola y otras obras en ARCO 2022

La obra 'Mis líderes favoritos de extrema izquierda' del autor Riiko Sakkimen, en la galería Forsblom un día antes de la inauguración de ARCOmadrid 2022 en Feria de Madrid IFEMA, a 22 de febrero de 2022, en Madrid (España). Tras la excepción que supuso la anterior edición en julio del año pasado debido a la pandemia, ARCO vuelve este año a sus fechas habituales de febrero --del 23 al 27 de este mes-. La feria de Arte Contemporáneo presenta en esta edición un total de 185 galerías procedentes de 30 países (un 61% de presencia internacional). De todas ellas, 159 galerías participarán en el programa general. 22 FEBRERO 2022;ARCOMADRID 2022;ARCO;CULTURA Alejandro Martínez Vélez / Europa Press 22/2/2022 Europa Press

El Museo Reina Sofía ha adquirido en ARCO dieciséis obras de artistas nacionales e internacionales por un valor de 370.000 euros, entre ellos se encuentra Amnistía, uno de los cuadros más especiales de Agustín Ibarrola, realizado para la Bienal de Venecia de 1976, dedicada a España.

La obra formó parte de la exposición Poéticas de la democracia, organizada por el Museo Reina Sofía hace unos años y es una “pieza clave” en la Transición Española. El cuadro, que durante un tiempo estuvo perdido, reapareció hace unos años. Se exhibió por primera vez en La bienal de Venecia dedicada a España, apodada La Bienal Roja del 76, y fue una de las imágenes más icónicas de aquellos años.

Se trata de un lienzo de 260 x 388 centímetros que el museo ha adquirido en el estand de José de la Mano, dedicado al arte vasco de la posguerra y la Transición. Es “especialmente importante” y aporta un “elemento que faltaba en la colección permanente del museo”, según su director Manuel Borja-Villel.

El Museo Reina Sofía ha gastado 370,000 euros en compras en la feria de arte contemporáneo, que se celebra hasta este domingo. En total son 15 obras de 16 artistas, y que siguen las líneas de trabajo del museo, que acaba de reorganizar su colección. Todas las obras formarán parte de su exposición.

Entre las nuevas piezas que desde ahora engrosarán la colección del museo se encuentran Tengo tiempo (1994), un vídeo de Miguel Benlloch (Loja 1954-Sevilla 2018), que registra una de sus acciones más icónicas presentada en The Kitchen, Nueva York, en el que el artista, en una especie de ritual íntimo, se desviste quitándose lentamente las numerosas prendas que cubren su cuerpo hasta quedar desnudo frente al público.

También se han adquirido treinta y seis fotos en blanco y negro de la serie El expreso Antifascista (1936), de Antoni Campañà (1906-1989), que documenta el proceso de pintado de trenes españoles con lemas antifascistas durante la Guerra Civil.

Las fotos quedaron ocultas en la llamada “caja roja” y fueron descubiertas por sus herederos en 2018.

La joven Eva Fàbregas (Barcelona, 1988), una artista catalana residente en Londres, pasa a engrosar la colección del museo con una escultura en la que explora el erotismo de los objetos y los mecanismos de la ingeniería del deseo.

El Reina ha adquirido Vessels #1 y Shedding #14, de formas redondeadas, de colores vivos y de apariencia dura (pero suaves), que hacen pensar en órganos sexuales o en úteros.

Celda 158, proyecto para cárcel abandonada (2009-2010), de Patricia Gómez y María Jesús González, también ha sido adquirida. Se trata de un libro único con fotografías, impresiones sobre papel de algodón y arranques de pared sobre tela, realizado a partir de la puerta de hierro de una celda.

Federico Guzmán (Sevilla, 1964) es el autor de Tuiza (2015), una instalación a modo de jaima compuesta por telas, colchonetas, alfombras y mobiliario, que está acompañada por un archivo de las actividades. La pieza se produjo en 2015 para una exposición del Reina Sofía en el Palacio de Cristal.

El museo completa sus dos obras de Concha Jerez con una adquirida en esta feria: Medida (1983-1986), una instalación compuesta por seis piezas de madera que abordan la división, la repetición y hacen referencia a la idea de la autocensura.

De Antoni Miralda (Terrassa, Barcelona, 1942) el museo ha conseguido una de las figuras más relevantes del arte conceptual español, Wheat & Steak Sacos (1981).

La brasileña Maria Thereza Alves, una de las carreras más consolidadas de la actualidad y presente en prestigiosas colecciones, estará desde ahora también en el Museo Reina Sofía con A Possible Reversal of Missed Opportunities (2016), una pieza producida para la 32ª Bienal Internacional de São Paulo.

También ingresan las obras Have You Ever Killed a Bear? or Becoming Jamila (2014) de Marwa Arsanios (Beirut, 1978), Banderas en tu corazón (2021), de la artista multidisciplinar de trayectoria consolidada Cecilia Bengolea (Argentina 1979), y dos de las siete piezas que conforman la serie Natural Histories of Struggle, Rhizome y The Wilderness (2021), del artista multimedia filipino Cian Dayrit (Manila, 1989)

El museo, que ha adquirido todas estas piezas íntegramente con fondos del Ministerio de Cultura, también ha comprado un precioso dibujo de Santiago Yahuarcani (Pucaurquillo, Perú, 1960), un artista y líder indígena de los Uitoto, comunidad nativa de la Amazonía peruana y colombiana, cuya producción artística representa la vida, historia y tradiciones de su etnia.

La obra El hombre corazón de piedra, el boom del caucho en la amazonia en el siglo xx, (2019), refleja justo el sufrimiento indígena y la explotación humana con el «boom» del caucho en su país.

Te puede interesar

Comentar ()