Tony Gratacós envió su novela a una importante agencia literaria de Barcelona y obtuvo una respuesta positiva. “Cuando una agencia literaria importante da por buena una novela lo normal es que la novela termine publicándose”, explica. Era marzo de 2020 cuando recibió la buena noticia de que su texto iba a ser enviado, nada más y nada menos, que a seis editoriales. “Pero la pandemia cambió todo”, añade.

Su novela, Nadie lo sabe, no llegó a publicarse. Una adictiva historia que “cuestiona la verdad oficial de la primera vuelta al mundo”, explica. “La historia la escriben los que regresan”, añade. Antonio Pigafetta uno de los supervivientes de la vuelta al mundo y cuyo relato de los hechos es el más cercano a la historia “no nombra en ningún momento a Juan Sebastián Elcano. ¿Cómo es esto posible? Y esta fue la motivación para ponerme a escribir, por qué Pigafetta no nombra a Elcano”, explica.

Este es el punto de partida de su novela que pone la responsabilidad en Diego de Soto, un joven cronista de la época que quiere hacer de Elcano, un villano”. La historia no podía ser más oportuna, llegaba a las editoriales en el momento perfecto, teniendo en cuenta de que entonces se hacían los 500 años de la gesta de Magallanes y Elcano. Tony, que a sus 55 años proviene del mundo audiovisual, ya se había montado la película cuando la agencia literaria que se encargó de su texto se lo pasó a las editoriales. Pero la pandemia, que también deslució el medio milenio de la aventura naval española, se cruzó en su guion y ninguna editorial la quiso publicar. 

De eso han pasado dos años y ahora Gratacós nos cuenta la odisea de cómo llegó a publicar su novela subido en una reproducción de la nao Victoria -la nave en la que regresó Elcano- que está varada junto al centro de interpretación en la orilla del canal de Alfonso XIII en Sevilla. Hasta aquí ha llegado con su libro, publicado por la editorial Destino, que ha visto en su novela un potencial superventas. De partida  se lanza con 20.000 ejemplares, una edición voluminosa para la primera novela de un autor novel. 

La gesta de Tony

Gratacós no se rindió y optó por la autoedición, se buscó un buen ilustrador de cubiertas de libros y metió su novela en la plataforma de Amazon donde consiguió vender cerca de 3.000 ejemplares.

“Todos en nuestra vida tenemos nuestras gestas. La mía no es comparable a la de Magallanes y Elcano, pero es mi mini gesta y estoy muy orgulloso de ella. Escribí mi primer libro sin saber si había un estrecho de Magallanes para mi historia, pero aposté por que sí que lo había y después de recibir el rechazo de las editoriales, decidí autopublicarlo en Amazon y, finalmente, di mi primera vuelta al mundo consiguiendo llamar la atención de una editorial como Destino para llevar Nadie lo sabe a todas las librerías del país», asevera orgulloso. 

Tony Gratacós con su libro.
Tony Gratacós. Carlos_Ruiz_B.k.

La novela se adentra en los palacios de Valladolid y de Sevilla para mostrarnos el poder sobre la maquinaria de la industria de los descubrimientos que suponía el despertar imperial de Castilla. “A través de intrigas, traiciones, espionaje y una historia de amor y muchos flashes que nos llevan al pasado a momentos determinantes de la primera vuelta al mundo y a la rivalidad de entre Elcano y Magallanes, descubrimos qué verdad puede ocultar Elcano para que el protagonista, Diego de Soto, empiece la novela diciendo que va a convertir a Elcano en un villano”, explica el escritor.

Pese a que es una ficción que especula con aspectos desconocidos de la aventura que le costó la vida a Magallanes y encumbró a Elcano como el líder de los 18 hombres que sobrevivieron y culminaron la vuelta al mundo, “mi verdad alternativa está basada en hechos objetivamente reales”.

La novela, según su autor, no es una novela histórica corriente, “porque es muy fácil de leer y atrapa porque tiene un poco de thriller, un poco de novela negra y su historia de amor, pero lo más importante, unos personajes de carne y hueso de los que te enamoras”, afirma.