Yosemite es el corazón de la historia del naturalismo y del conservacionismo de la naturaleza. Los principales promotores fueron el escritor John Muir (1883–1914) uno de los primeros conservacionistas de la historia y el fotógrafo Carleton Watkins (1829-1916). Los textos del primero en publicaciones de la época y las imágenes del segundo fueron determinantes para que Theodore Roosevelt declarara Yosemite en 1906 el primer Parque Nacional de EE.UU.

Las fotos de Carleton Watkins fueron un encargo del empresario estadounidense Collis Potter Huntington. Su hijo, Archer Milton Huntington, fundador de la Hispanic Society, regaló esta colección al pintor Joaquín Sorolla, con quien mantenía una relación de amistad. Las fotos llegaron a Sorolla con la idea de que el pintor valenciano hiciera para la Hispanic Society una serie de cuadros de paisajes norteamericanos. La relación de Sorolla con el esta institución dio lugar a una de las series de lienzos más importante del valenciano, unas 14 pinturas sobre el folclore español que se todavía se muestran en la sede neoyorquina de la Hispanic Society.

La serie de cuadros sobre paisajes americanos nunca llegó a realizarse, sin embargo las fotos que llegaron a manos de Sorolla para que viera la gran belleza de la naturaleza estadounidense se quedaron en manos del pintor. La Casa de América exhibe estas imágenes bajo el título Watkins, el paisaje de Estados Unidos en la colección fotográfica de Sorolla.

La muestra está compuesta por un total de 34 fotografías, dos de ellas tomadas por West Taber, contemporáneo de Watkins, autor del resto de las imágenes. Todas ellas son originales y están realizadas en un tamaño conocido como «Mamut» (41x52cm). En palabras del comisario de la muestra, Mario Fernández Albarés, » hay una relación directa entre la grandiosidad del paisaje y el tamaño -inusual en esos años- de las imágenes».

Las fotos de la muestra pertenecen al parque natural de Yosemite. Además se incluye una de las primeras fotografías de la ciudad de San Francisco. No obstante, el verdadero protagonista de la exposición es Carlenton Watkins, un fotógrafo pictoralista, uno de los pioneros de la fotografía. En los momentos iniciales de este arte los fotógrafos emulaban a los fotógrafos. Las fotografías eran entonces más cuadros que fotografías.