Llega la noche más esperada por todos los niños, la de Reyes Magos. Este evento está declarado Fiesta de Interés Turístico Nacional en Alcoy y aglutina cada año a cientos de visitantes que quieren vivir en directo el mensaje y la emoción de esta centenaria cabalgata. Cerca de mil ciudadanos acompañan a Sus Majestadas a su paso por las calles de Alcoy después del aviso del emisario. Junto a los Reyes Magos, pasan unas borriquillas sobre cuyos lomos se balancean unos buzones a modo de alforjas en los que mayores y pequeños depositan sus deseos.

Josep Lluís Santonja, autor de La Cabalgata de Reyes Magos de Alcoy, ha contado a El Independiente que la de Alcoy «recupera personajes populares, como el que convoca la llegada de los Reyes. La mayor parte de los que participan son adultos, los niños son espectadores. Los que acompañan a los reyes magos son entidades de la ciudad que cada año por sorteo y elección directa se encargan del acompañamiento, participan bandas de músia de danza, es la columna vertebral que mantiene la erstructura», explica.

Antorchas, pajes, versos u sones populares protagonizan la entrada de los Reyes Magos. Mientras tanto, en el cerro de Sant Cristófol, los fuegos que jalonan el camino hacia la montaña hacen soñar a niños y niñas que los Reyes, en efecto, están prestos a llegar a Alcoy, como les anuncia el Emisario Real. En verdad, el séquito real ha comenzado a instalar su campamento en las colinas cercanas.

¿Cuál es la historia de la Cabalgata? El escritor explica que «el origen se remonta a 1885, y desde entonces se celebra de forma ininterrumpida. La primera referencia es una noticia que aparece en un periódifo local. En ese texto se hace referencia a los Reyes y pajes, además de los elementos que se van añadiendo».

Una vez en la Cabalgata, puede verse cómo los Reyes de Oriente descienden de forma majestuosa por las empinadas calles del centro de Alcoy, bordeando el parque decimonónico de la Glorieta. Les siguen centenares de pajes pintados con betún y muchísimos vecinos y visitantes que se agolpan en Plaça d’Espanya, la popular Bandeja para presenciar la Adoración. «En los últimos años viene gente incluso de Madrid», ilustra Josep Lluís Santonja. Tras descender los Reyes de sus monturas, estos hacen una breve parada en el belén viviente que hay en el centro de la plaza.

Historia de la cabalgata de Alcoy

La Cabalgata de Alcoy se remonta a 1885, aunque sus antecedentes documentales son de 1866. Desde noviembre de 2001, la Cabalgata de Reyes Magos de Alcoy mereció la declaración de Fiesta de Interés Turístico Nacional. La Concejalía de Fiestas del Ayuntamiento es la encargada de organizar la cabalgata en colaboración con la Asociación San Jorge. Forman parte de ella más de mil alcoyanos y alcoyanas: pajes y antorcheros, servidores y escoltas; carros engalanados y carrozas; las bandas de música locales y los grupos de danzas ‘Carrascal’ y ‘Sant Jordi’.

Todos ellos colaboran para dar calor y brillo a la visita de Melchor, Gaspar y Baltasar, que se abren paso subidos a sus elegantes camellos. Los tres se convierten en el centro de las miradas y a ellos se aproximan los más pequeños en busca de una caricia o un beso. La luz de las antochas ofrece un aspecto espectral que va acompañado de las melodías musicales «que se componen expresamente para la ocasión», informa el escritor. Algunas de las bandas que interpretan estas canciones son Corporación Musical Primitiva, Sociedad Música Nueva y Unión Musical, además de agrupaciones de dulzainas y tambores.

El grupo de pajes conocidos como els negres, son los encargados de dar a los niños sus regalos. Se reparten centenares de paquetes ordenados en los camiones que siguen a la comitiva, para que así lleguen a sus destinatarios.