Carvalho ha vuelto a la vida. Cínico, áspero, bebedor, sarcástico y más desencantado que nunca, el detective que marcó la obra de Manuel Vázquez Montalbán (1939-2003) regresa a las páginas de un libro. Carlos Zanón se ha atrevido a semejante encargo de Planeta, haciéndolo suyo en la Barcelona de 2017.

El título, Carvalho:problemas de identidad, habla por sí solo, habla por todos nosotros: “Los problemas identidad son de todos, de Carvalho con su creador, del escritor que está escribiendo este libro con el anterior autor del personaje, de Carvalho con su vinculación emocional dentro de la novela, de la sociedad de Cataluña, de Barcelona, de España.. Es una época en la que todo el mundo está preguntándose quién es y si es quien creía ser”, explica Zanón a El Independiente.

2017 fue un momento en el que la gente que vivíamos en Barcelona no sabíamos muy bien qué es lo que estaba pasando

Para Zanón “las ciudades son la gente que está en esos momentos en ellas, en ese sitio, en el aquí y el ahora” y en ese sentido “la Barcelona de 2017 es muy distinta de la última Barcelona que pudo contemplar Vázquez Montalbán hace 15 años”, explica. A Barcelona se suma, en este libro especialmente, Madrid: “sé que Barcelona es la emblemática en Carvalho, pero he querido jugar con esos dos polos, ya que donde pasaban las cosas en esos momentos, en 2017, era Madrid y Barcelona”, asegura el autor.

El “aquí y el ahora” es el año clave del procés. La Cataluña, la España, del monotema: “En la novela se ve un Carvalho y unos personajes que están en ese momento y hay varios personajes que dan su opinión sobre la realidad que están viviendo. 2017 fue un momento en el que la gente que vivíamos en Barcelona no sabíamos muy bien qué es lo que estaba pasando, tampoco sabíamos qué es lo que pasaría al día siguiente y él participa un poco de esa especie de confusión”.

Carvalho es un ácrata, se muestra equidistante de cualquier movimiento que implique definirse

La vida de Barcelona pasa al lado de Carvalho, como ya pasó la de la Barcelona Olímpica o la de la Transición. Igual el procés: “No es un patriota de nada. En un momento de una novela de Montalbán Carvalho dice que por no tener, no tiene ni compatriotas. Carvalho es un ácrata, se muestra equidistante de cualquier movimiento que implique definirse. Él transita por esa época y ese momento”.

El escritor Carlos Zanón en Barcelona.

¿Más Carvalho?

Sobre si ese momento en 2017 y esta época es el último en el que podremos leer al personaje, Zanón no es concluyente. “Me lo he pasado muy bien, lo he disfrutado mucho y ahora voy a disfrutar de la edición del libro. Ya veremos por dónde va todo. Si me apetece, le apetece a la gente, le gusta la editorial… pero bueno, vamos a disfrutar y a ver si funciona”.

tenía que encontrar la manera de poder trabajar un material suyo y, a la vez, reconocer y hacer un homenaje

Zanón ha puesto mimo y cuidado el encargo de recuperar el Carvalho que creó Montalbán. El libro está escrito en primera persona y Carvalho se refiere a su creador como “el Escritor”, que era su vecino, que escribía de sus casos y que un día murió. “Tenía que encontrar la manera de poder trabajar un material suyo y, a la vez, reconocer y hacer un homenaje. Carvalho habla en primera persona, y habla del escritor, de Manuel Vázquez Montalbán, que ha dicho cómo es él y que ha trabajado con cosas de su pasado como detective. Hay un juego entre el autor y el personaje”, explica.

El libro llega ahora a las librerías y se va a encontrar con generaciones de lectores que serán los que juzguen la nueva vida del popular personaje de Montalbán. “Es un proyecto que no depende de ti, tú puedes hacer el mejor libro del mundo y va haber gente que no le va gustar y lo entiendo. Tiene sus riesgos, pero la creación siempre es arriesgarse, probar cosas, a veces salen bien, a veces salen mal”, concluye.