Literatura

La caza del último etarra activo

Henri se ha instalado en Madrid tras pasar cerca de dos décadas escondido en Colombia. Las autoridades no quieren llamar la atención por la presencia del etarra en Madrid, por ese motivo han contactado con Gabo, comisario jubilado de la brigada antiterrorista. Una leyenda del cuerpo que desmanteló los sanguinarios comandos de ETA en Barcelona y Madrid.

Así empieza Nunca fuimos héroes (Planeta), la novela Fernando Bezo que se adentra en la historia la lucha contra el terrorismo para mostrarnos cómo se vivió desde la parte de los policías involucrados. Un contrapunto a Patria, en el que se muestra un duelo entre el policía y el etarra y en el que se reivindica “la historia desconocida de una serie de generaciones de policías que dedicaron su vida a la lucha contra el terrorismo, dedicaron su vida a protegernos y a salvarnos a nosotros”. Explica a El Independiente Fernando Bezo. “En parte, nosotros vivimos como vivimos, somos quiénes somos, porque había una serie de policías que se dedicaron a protegernos”, añade.

Esa es la razón principal del título, aquellos policías anónimos nunca fueron héroes y Gabo, el protagonista sobre el que gira la novela, encarna el papel clave de los policías por este capítulo de la historia reciente de España. 

“La novela está cocinada con dos ingredientes, un ingrediente de realidad y un ingrediente de ficción”, explica Bezo “Es una novela que cuenta cosas que han ocurrido y que, al mismo tiempo, establece un relato de ficción respecto a una investigación policial”. A Bezo le ha ayudado mucho para escribir la novela trabajar en el Ministerio del Interior y ser director de la Fundación Víctimas del Terrorismo. “Como consecuencia de ello conozco a bastante gente del entorno policial que se ha dedicado a estas cuestiones, con lo cual la trayectoria vital de los personajes está tomada de personas que han tenido experiencias como las de la novela o muy similares”, asegura.

Es la trayectoria vital de los personajes la que recorre por las  páginas de Nunca fuimos héroes la historia del terrorismo en España. “He pretendido es buscar un cierto  equilibrio entre la novela de género, una novela policíaca y, al mismo tiempo, el recorrido histórico por lo que ha sido el drama del terrorismo en nuestro país durante varias décadas.”

De los ‘años de plomo’ a Miguel Ángel Blanco

El recorrido de Bezo por la historia de la violencia de ETA recupera aquellos años en los que los etarras eran omnipresentes en los noticieros, en los años en los que había miedo en las calles.  Bezo destaca que hay momentos muy destacables en la historia de la banda. Los años de plomo es uno de esos momentos “los ocho primeros años de los 80 en los que había un centenar de muertos al año,  algo que ahora nos parece inconcebible pero que era algo que formaba parte de la vida cotidiana”, explica.

El otro momento es el asesinato de Miguel Ángel Blanco, en la novela se dice que en ese momento la banda terrorista ETA se suicida. “Se le pierde el miedo, la gente sale a la calle, el entorno de la banda terrorista deja de dominar las calles y deja de dominar el discurso en el País Vasco y, también, en parte en el resto de España y pasan a dominar los los que definen la libertad y los que defienden el rechazo la violencia”. No hay espacio para equívocos en Nunca fuimos héroes los malos, son los terroristas.

Comentar ()