No podía haber un lanzamiento más ajustado a la actualidad. Marketing mágico para un thriller con carga de fantasía y localización certera. La mensajera del bosque (Planeta) de Maite Ochotorena llega a las librerías con un mensaje de la naturaleza justo cuando Madrid ha descubierto la vulnerabilidad ante su fuerza.

La autora se ríe analizando las coincidencias, pero su libro tiene muchos puntos de anclaje con la actualidad. Una niña nacida en la Cañada Real de Madrid de manera bíblica, hace crecer la naturaleza a su alrededor: las plantas y árboles se imponen al hormigón y el aire de la ciudad se limpia. 

Tenemos que vivir en equilibrio y no ser tan depredadores con nuestro alrededor»

Este es el mensaje de Maite Ochotorena. “Es una reflexión, nos estamos olvidando de que este es nuestro mundo y de que no tenemos otro, formamos parte de él y tenemos que vivir en equilibrio y no ser tan depredadores con nuestro alrededor”, asegura la autora vasca. “Esa es la reflexión sin más. Ni menos”, añade.  Para que esa reflexión llegue a los lectores crea pasajes en el libro que serían nuevas pesadillas de emergencias para Madrid, como una colina llena de árboles que irrumpe en mitad de la M-30.

Ochotonera creció en un refugio de montaña que regentaban sus padres y siempre ha estado muy vinculada a la naturaleza. “Me produce una tristeza ver lo que estamos haciendo con la naturaleza  que un día decidí escribir algo y darle un papel protagonista”. Para ello, con buen criterio, pensó en el formato thriller. “Parece que estamos empeñados en hacer las ciudades inhóspitas, hay poco espacio, todo lo ocupan los coches y el aire no está limpio. Debería haber un equilibrio”, añade.

El Madrid al que provoca su reflexión es el mismo en el que estuvo dos años viviendo y del que guarda muy buenos recuerdos, pero el que ofrecía toda la polución y los ladrillos que necesitaba para entregar su mensaje. 

‘La mensajera del bosque’.

La autora tiene en la otra protagonista del libro, Cris, el personaje que tiene más carga personal. Una chica luchadora que de adolescente emigra de Rumanía junto con su hermano y que se abren paso con éxito en la sociedad. Unos personajes que están elegidos con toda la intencionalidad. Ochotorena tenía pendiente ser escritora así que con 44 años decidió que ya era hora de ponerse a ello. Ahora, con 50, ve como su mejor novela, tras triunfar en Amazon, ha terminado en el catálogo de Planeta.

“Los cambios dan miedo, eso nos genera incertidumbre. Los protagonistas son de fuera, pero salen adelante y no hay que tener miedo en salir de la zona de confort, los cambios hay que afrontarlos con serenidad”, concluye. Los cambios que espera lleguen a Madrid, para hacerla una ciudad más habitable.