Es la primera duda que tienen que despejar. ¿Estará la novela del Premio Planeta firmada como Carmen Mola? “Sí,», «sí», sí”, dicen, casi al unísono, los tres ganadores. Son Jorge Díaz, Agustín Martínez y Antonio Mercero; los hombres detrás del seudónimo de Carmen Mola, un superventas de Alfaguara que Planeta ‘le ha levantado’ con la concesión de su popular galardón. El premio más cuantioso del mundo otorgado a una sola novela: La Bestia. Carmen Mola -desvelaron ayer los autores- se llama así por la simpleza y su universalidad, pero, aunque Carmen mola, mola más un millón de euros.

Poca información se podía encontrar sobre Carmen Mola hasta hoy. En una entrevista en el El Comercio, de las que ahora sabemos contestaban ellos por correo electrónico, aseguraban que quizá para desvelar el nombre se podía poner un “cero más en el cheque”. Y ese cero ha llegado con el Premio Planeta. “¿Eso dijimos?”, se sorprende Jorge Díaz. “Qué vergüenza”, dice riendo. 

Su galardón se ha convertido en la comidilla del mundo literario, un golpe de efecto de Planeta que siempre levanta ampollas, por el motivo que sea. Que tres hombres estén detrás de una superventas femenina ha sentado mal a parte de los lectores.

“Habrá gente que no le guste y habrá otra a la que ahora podemos acceder. Tuvimos claro desde el primer momento al no hacer promoción de nuestros libros que lo que defendía a Carmen Mola eran las novelas. Aquí hay unas novelas, léelas y, si te gustan, te da igual el autor. Carmen Mola lo decía en una entrevista, qué más te da que sea una mujer joven o un señor bajito, lo importante es que la novela te ha gustado, no pienses en quién la ha escrito”.

Quien habla es Jorge Díaz. Su presencia resalta sobre su compañeros por su voz profunda que se hace escuchar. “Pensamos que con el premio, la promoción y la difusión que nos va a dar esta novela vamos a llegar a mucha más gente. Puede haber alguien que pueda sentirse ofendido, si es así le pedimos disculpas de todo corazón, porque nunca hemos querido engañar, simplemente hemos escrito unas novelas que queríamos que se defendieran solas y eso han hecho”, añade.

Agustín Martínez es el segundo en el trío de escritores que más se suelta a dar respuestas, tienen un largo año por delante de promoción de la novela que va a obligar a una coordinación en el anómalo formato de tres entrevistados. “Nosotros escribimos una novela sin pensar en un seudónimo y cuando entramos en el juego de que hay que poner el nombre surgió de manera natural y azarosa. Parece muy meditado, pero en realidad no lo fue”, explica. Mola fue creciendo como personaje según salían y triunfaban sus libros protagonizados por la inspectora Elena Blanco. “Incluso se contradecía a sí misma”, añade Martínez. Incongruencias de su vida que nadie apreció. “No éramos importantes”, afirma Díaz.

Los tres autores reciben a El Independiente de madrugada, acaban de recibir el premio más cuantioso jamás antes otorgado a un texto y están de buen humor. “Lo llevamos bien”, dice Jorge Díaz.  “Estamos devastados”, apunta irónico Antonio Mercero. “Cuando nos dijeron que en vez de 600.000 iba a ser un millón nos llevamos un disgusto”, regresa Díaz en tono jocoso.

Agustín interviene para reconducir la respuesta: “Yo creo que por el millón y por el premio va a ser una novela que se va a leer mucho. Hemos tenido suerte de que se hayan leído nuestras otras novelas. Lo que te preocupa es cómo las va a recibir la gente, si les va a gustar o no. Tenemos ya ganas de que esté ahí y la gente la lea”, asegura.

“El dinero está muy bien, pero yo creo que la posibilidad de llegar a más gente también está muy bien. No vamos a decir que el dinero no nos importa, claro que nos importa, pero hay otras muchas cosas, está el hecho de dar un paso más adelante en el mundo de Carmen Mola. Estábamos hartos de mentir, hartos de que nos vinieran amigos y conocidos y nos preguntaran por qué no escribes, qué te pasa. Y tú pensando, pero si escribo como un loco, no paro. Llegó un momento en el que vimos que esto no lo podíamos mantener más, que teníamos que decirlo ya y ‘salir del armario’ de alguna manera y pensamos que esta era una buena ocasión”, explica Díaz.

Un equipo detrás del seudónimo

Jorge Díaz y Antonio Mercero, que es hijo del realizador Antonio Mercero, se conocen desde hace más de veinte años. Agustín Martínez ha trabajado con ellos otra década. La Bestia es una novela pandémica, nacida durante el confinamiento duro de 2020. “En pandemia nos hemos estado reuniendo en remoto con todas las aplicaciones que hay. Trabajamos mucho la historia entre los tres. Hablar y hablar es esencial y luego llega un momento en el que hay que repartirse el trabajo. Uno lanza una primera sinopsis o un primer borrador de la estructura de la historia. Lo vamos comentando nosotros y vamos avanzando y trabajando entre los tres”, explica Mercero. Pero todos coinciden que la sintonía personal es la que hace viable el trabajo. “Nos llevamos bastante bien, cosa que puede resultar milagrosa, porque somos tres escritores, cada uno con sus cosas. Pero nos llevamos muy bien”, añade.

La pandemia también fue la impulsora de la idea de la novela ganadora. “Durante la pandemia en una de estas reuniones que teníamos pensamos en una novela nueva y daba un poco de vértigo imaginar cómo sería el mundo después de esos meses de encierro. No teníamos ni idea de cómo iba a ser el mundo y las relaciones personales. Entonces, en vez de meternos en el presente, fuimos al pasado y ahí se fueron abriendo puertas; como la idea de coger las influencias de Dickens y darle una vuelta hacia el thriller al estilo de Carmen Mola. No fue como está sucediendo una pandemia, vamos a hablar de una pandemia, fue de repente, la historia que nos fue llevando ahí hacia esa fecha concreta”, explica Martínez. 

Madrid 1834, una epidemia de cólera azota la capital y ese es el momento en el que los autores han ubicado la historia. “Carmen Mola siempre habla de Madrid, esta vez nos hemos ido a un Madrid distinto, pero la protagonista es Madrid. Nos hemos documentado mucho de dónde estaba cada cosa, como el Hospital General que estaba donde está el Reina Sofía. Madrid es protagonista porque Carmen Mola es una escritora que habla de Madrid. Para nosotros la novela es La Bestia, Madrid 1834«, afirma Díaz.

La novela, con tres autores que  provienen del mundo del guion, conduce a pensar en una serie o una película. Tienen claro que su escritura es muy visual, pero ninguno quiere reprimírselo. “Nuestra academia es el guion, eso está claro, somos guionistas de profesión, vamos a ir haciendo novelas cada uno de nosotros y tenemos una mirada audiovisual, quizá porque es nuestra academia, se debe notar en las novelas que escribimos. Yo creo que eso suma a la novela, se enriquece de eso», mantiene Mercero.

Jorge Díaz cree que en las productoras están buscando qué novelas se pueden adaptar para series, para miniseries o para cine. “Supongo que en algún momento nos encontraremos con esa posibilidad si bien es una novela complicada de adaptar porque sería carísima ya que está ambientada en el siglo XIX con muchos exteriores. Si llega el momento pensaremos en eso, pero nosotros ahora hemos pensado en la novela a la hora de escribir. Si nos toca hacer una serie pensaremos en la serie, de momento bastante tenemos”, asegura. Y Mercero confirma: “Paso a paso”.