Literatura

De Ibon Martín a Dolores Redondo: cuando el País Vasco se rindió al thriller "euskandinavo"

El guardián invisible, la primera película de la 'Trilogía del Baztán'

El guardián invisible, la primera película de la 'Trilogía del Baztán' Netflix

El viento sopla fuerte, las olas bailan en el agua y parece que se vayan a comer las casas que descansan junto al acantilado. Llueve y la niebla inunda la comarca, entre las sinuosas carreteras apenas se vislumbra nada. Podría ser el paisaje de cualquier pueblo costero de Euskadi o el escenario de un thriller ambientado en la comunidad, el conocido como «euskandinavo». Tiene el mismo estilo, suspense y lenguaje, lo que cambia es el paisaje. Entre las montañas del País Vasco se cocina un cóctel perfecto del género noir: la niebla, la lluvia y las leyendas con crímenes tenebrosos.

Dolores Redondo (Donosti), Ibon Martín (Donosti) o Mikel Santiago (Portugalete) son varios de los escritores que capitanean este género que el propio Ibon Martín calificó con el término «thriller euskandinavo». Nace de la globalización del género criminal y policíaco, que ha traspasado fronteras y ha creado todo un fenómeno internacional. La novela negra escandinava es uno de los géneros más vendidos en el mundo. Camilla Läckberg, David Lagercrantz y Ragnar Jónasson, por ejemplo, acumulan millones de lectores que están enganchados a su acción y suspense.

La novela negra «a la vasca» se conoce por dar un carácter propio muy marcado por el paisaje y el folclore vascos. Sus libros que tratan todo tipo de temas: el desamor, la muerte y las inspecciones policiales, casi siempre de la mano de la Ertzaintza. Es decir, lo que viene siendo una novela negra nórdica, pero ambientada en el territorio vasco.

Dolores Redondo, es un referente incuestionable de este género. Su Trilogía del Baztán, compuesta por los libros El guardián invisible, Legado en los huesos y Ofrenda a la tormenta, tuvo tres millones de lectores. Incluso llegó a dar el salto a la gran pantalla. Entre 2017 y 2020 se estrenaron las tres adaptaciones cinematográficas, actualmente disponibles en la plataforma Netflix.

Paisajes del Valle del Baztán en Navarra.

«El bosque más misterioso y mágico que existe. Los grandes robles, las hayas y los castaños cubren las laderas de las montañas, que, salpicadas de otras especies, las llenan de tonalidades, formas y contrastes». Así definía la escritora el Valle del Baztán en sus novelas.

Los libros como atractivo turístico

Fue tal el éxito de la trilogía, que gracias a estos libros, Redondo logró ubicar el Valle del Baztán entre uno de los lugares más destacados que aparecen en la literatura española. Fueron muchas las rutas que surgieron para conocer de cerca los lugares en los que se inspiran los bestsellers. Y es que la inspectora Amaia Salazar, protagonista de la saga, muestra un pueblo sombrío (Elizondo) caracterizado por las montañas, la niebla y esa llovizna intermitente. En la región se sigue creyendo en la existencia de figuras mitológicas, entre ellos Basajaun, un personaje protector de los bosques descritos por Dolores Redondo.

La novela negra surgida en el País Vasco teletransporta a los lectores a esos enclaves tan característicos de la zona. Tanto si son lugartenientes como no. El lector vasco disfruta porque conoce los rincones, pero el extranjero se imagina los escenarios. Incluso aunque se trate de un lugar ficticio, el tiempo, las montañas o los acantilados de la zona cobran protagonismo en el libro. Es el caso del pueblo ficticio de la costa vizcaína de la Trilogía de Illumbe (El mentiroso, En plena noche y Entre los muertos) de Mikel Santiago. Entre los muertos, la novela con la que cierra la trilogía tiene como protagonista a Nerea Arruti, agente de la Ertzaintza, una mujer solitaria que arrastra sus propios cadáveres y fantasmas del pasado.

El autor publicó en 2014 su primera novela La última noche en Tremore Beach, que ya se ha traducido a una veintena de idiomas y con la que empezó a consagrarse como uno de los mejores autores de thrillers en el ámbito internacional.

Uno de los escritores más consagrados del género vasco es Ibon Martín. El Ladrón de rostros, que llegó a las librerías el 10 de enero, es la nueva novela del maestro vasco del suspense y tercera entrega de la serie protagonizada por Ane Cestero y su particular Unidad de Homicidios de Impacto de la Ertzaintza. La investigadora, que se ha convertido en un icono en la trilogía, también aparece en los libros de Mikel Santiago, que la muestra esporádicamente para hacer un guiño a su compañero Ibon Martín.

En esta última novela, como comunicó el escritor donostiarra en sus redes sociales, «no habrá salitre, ni olas rompiendo. Esta historia necesitaba un cambio de paisaje, un territorio fértil en mitos, leyendas y tradición. Un mundo verde y sereno… Hasta que llegue yo». Hondarribi, Gernika, Pasaia, la selva de Irati en el norte de Navarra o Bilbao han sido los escenarios que ha elegido el escritor para narrar sus crímenes e historias, y ahora el gordo le ha tocado a Oñati. Y es que en apenas una semana de su publicación, el libro ya es superventas en el municipio de la provincia de Guipúzcoa donde transcurre la trama, lo que muestra el interés de los vascos por el thriller euskandinavo que catapulta sus calles a la literatura.

Te puede interesar

Comentar ()