Hay múltiples indicadores del inicio aproximado de la Navidad: El alumbrado de las calles, los mercadillos, las cenas de empresa, las reuniones de amigos, los gorros de Papá Noel, las abrasivas campañas publicitarias, los villancicos incesantes como fondo constante… Pero hay uno en particular que puede considerarse de alguna manera oficial y definitivo: El momento en el que medio mundo empieza a ‘pinchar’ All I want for Christmas is you de Mariah Carey.

Porque está comprobado que a partir de la celebración de Acción de Gracias en Estados Unidos a finales de noviembre, se disparan las búsquedas en Internet, los visionados en YouTube y las escuchas en streaming de este clásico navideño contemporáneo que bien vale toda una carrera musical. Y así es desde el 1 de noviembre de 1994, fecha del lanzamiento original de la gran obra de la diva. Es, en definitiva, ‘el efecto Mariah Carey’ que, lejos de apagarse, rebota cada año con más fuerza que el anterior.

Y como no podría ser de otra manera, este año ya ha vuelto a ocurrir. De hecho, ocurrió en la última semana de noviembre y ahora estamos tomando altura sin saber muy bien si el cielo tiene un techo en el universo de Mariah Carey, ése en el que los unicornios indudablemente sí existen y pastan nieve a sus anchas entre trineos en idílicos bosques navideños.

All I want for Christmas is you ya está en la lista Billboard Hot 100

Entramos deliberadamente en época de tradiciones fuertemente arraigadas y All I want for Christmas is you ha materializado ya su reentrada anual en el Billboard Hot 100, la lista de singles de Estados Unidos, dando así el pistoletazo de salida oficial a la temporada navideña. Y se ha permitido el lujo incluso de subir 15 posiciones en dos semanas.

Porque en su regreso a la lista de sencillos más importante del planeta a fecha de 30 de noviembre de 2018, este gran clásico se posicionó en el puesto 29, ascendiendo hasta el 14 en la semana del 8 de diciembre. Y lo más fascinante es que cabe esperar que pueda seguir escalando hasta superar o igualar su posición más alta de 2017, cuando entró al top 10 por primera vez en 23 años hasta alcanzar el 9 -inexplicablemente no fue lanzado como sencillo comercial en su momento y no apareció por el Billboard 100 hasta 1998, aunque lejos de los puestos cabeceros-.

La diva recientemente llegó al 5 en el Billboard 200 con su último álbum, Caution

En su colosal resurrección anual, All I want for Christmas is you volvió apareció como si tal cosa en el puesto 23 de Ventas Digitales de Canciones con 8.000 descargas solo en territorio estadounidense, subiendo un 49 por ciento respecto a la anterior semana, según datos de Nielsen Music. Un bucle infinito e incomparable, en definitiva, gracias al cual Mariah podría estar retirada de manera definitiva desde hace varias temporadas. Pero no es el caso, pues la diva recientemente llegó al 5 en el Billboard 200 -la lista de discos de Estados Unidos- con su último álbum, Caution, publicado en noviembre.

Medio millón de dólares al año

Pero aunque siga grabando nueva música, Carey siempre vuelve a casa por Navidad. Es su época del año preferida -cabe una posibilidad de 1 entre 1 trillón de que odie estas fiestas, pero no parece probable-, más que nada porque mientras el resto de los mortales escuchamos campanitas y villancicos en todas partes, ella escucha su propia caja registradora con All I want for Christmas is you a todo trapo como única banda sonora posible. En ‘repeat’ en Spotify hasta bien entrado enero.

un estudio de The Economist estima que Carey habría ganado hasta 2013 más de 53 millones de euros

Porque, aunque no hay una cifra exacta, un estudio de The Economist estima que Carey habría ganado hasta 2013 más de 60 millones de dólares (53 millones de euros) solo con los derechos de autor de su más célebre composición. Sí, solo con esta canción, de la cual es autora -letra y melodía- junto a Walter Afanasieff -arreglos y producción-. Podría haberse ahorrado, por tanto, todos sus otros esfuerzos creativos si ella así lo hubiera querido, y nunca le faltaría ni techo ni sustento. Ni a ella ni a los suyos.

Pero lo verdaderamente suculento para la diva es que esa cantidad mencionada no es en absoluto estática, pues The Daily Mail ha aportado más cálculos, asegurando que la canción aún genera medio millón de euros al año en ‘royalties’ -con lo que ya serían 52,5 millones hasta la actualidad haciendo un cálculo sencillo-. Cantidades alcanzadas sobre todo gracias a la grabación original, que acumula 473 millones de visionados desde su publicación en 2009 en YouTube y a las escuchas en Spotify, donde va ya por 403 millones y vuelve a estar presente en las playlists virales y de tendencias.

A meter dinero en la saca también ayudan, entre otros añadidos, una producción de dibujos animados con el mismo título y remixes varios, destacando uno propio en 2010 y otro perpetrado con Justin Bieber en 2011 con un vídeo nuevo de lo más pasteloso -la ocasión lo merecía-. La guinda la pone el All I want for Christmas is you Tour, una gira navideña actualmente en marcha por Europa y que termina el 17 de diciembre en el WiZink Center de Madrid (con entradas desde 67,5 hasta 773,5 euros).

Single Maria Carey

Mariah Carey

Aunque Bing Crosby seguramente no podría creérselo, el villancico de Carey es, además, el más escuchado dentro de las canciones más populares de Navidad –Merry Christmas (Columbia Records), el álbum original de 1994 al que pertenece, también resurge cada año a rebufo del gran clásico y ya anda esta temporada escalando la lista Billboard de R&B-. Por si todo esto fuera poco, All I want for Christmas is you es uno de los 15 sencillos más vendidos de todos los tiempos, eso también.

Lo más fascinante de todo esto, es que Mariah, según la leyenda, apenas tardó 15 minutos en dar con la melodía y escribir esta letra sencilla que declara al mundo su deseo de pasar estas fechas tan señaladas en compañía únicamente de su gran amor. Porque estamos ante una canción de amor, en definitiva, conjugando ese sentimiento universal con el buenismo navideño en una perfecta canción pop de contagiosa melodía con aura de clásico instantáneo.

Mariah Carey compuso el villancico contemporáneo definitivo casi sin darse cuenta

Su contenido y su frescura propiciaron que All I want for Christmas is you se hiciera con un hueco en el repertorio de estándares navideños, algo muy complicado al ser un repertorio cerrado en el que las innovaciones son mínimas. Pero este villancico se coló a mediados de la primera década del siglo XXI y se convirtió en el ‘ringtone’ navideño más vendido, lo que hizo que fuera el primero de su clase en obtener la certificación de doble disco de platino por parte de la Recording Industry Association of America (RIAA).

Aclamada en sus etapa clásica y relativamente vilipendiada de un tiempo a esta parte a medida que el personaje público fagocitaba a la artista, resulta innegable admitir que Mariah Carey compuso el villancico contemporáneo definitivo casi sin darse cuenta. Contagioso en su música y sencillo en su contenido, banda sonora perfecta para una Navidad con más amor y menos consumismo. Lo más irónico de todo esto es que con ese mensaje de espiritualidad casi inocente y austeridad monetaria, su autora se hace más y más millonaria cada año que pasa… Ni el mismísimo Charles Dickens imaginó semejante cuento navideño.