El Ayuntamiento de Madrid negocia con los promotores de Mad Cool para que este festival permanezca en la capital española en una nueva ubicación, pero buscando un «equilibrio» entre las necesidades de festival «sin que se esquilmen los presupuestos públicos de los bolsillos de los madrileños».

Así lo ha señalado este martes la delegada de Cultura, Turismo y Deportes de Madrid, la popular Andrea Levy, en la comisión de su ramo.

Levy ha pedido no olvidar que «tres días de festival son muy importantes, pero que se completan con 365 días de cultura musical en Madrid» con «salas de música en vivo a los que hay dignificar» y que también deben tener ayuda y promoción los festivales de los barrios.

Ante una pregunta de Vox, la delegada de Cultura ha añadido que «muchos festivales han venido a interesarse por la ubicación de Madrid» para celebrar «grandes festivales de enorme impacto internacional».

Levy ha recordado que el área de Desarrollo Urbano, que encabeza el edil de Cs Mariano Fuentes, busca una ubicación alternativa para este festival, no solo porque la ampliación de Ifema afecta a Valdebebas sino por las quejas de los vecinos a causa de la contaminación acústica.

La delegada ha subrayado asimismo que «en ningún caso» el Consistorio quiere que el Mad Cool abandone Madrid.

Por parte de Vox, el edil Fernando Martínez-Vidal ha exigido que el equipo municipal «haga todo lo posible para que este festival se quede en Madrid» buscando una «fórmula económica» que reparta el impacto de buscar una nueva ubicación entre la Comunidad de Madrid, el Ayuntamiento y los promotores.

En 2021 y debido a las obras de ampliación de Ifema, Mad Cool tendrá que dejar de utilizar la parcela de Valdebebas donde se organiza desde su segunda edición en 2018.

A través del área de Desarrollo Urbano, el Consistorio ha ofrecido tres parcelas a los promotores del festival, que aseguró no haber negociado con ninguna otra ciudad el traslado del evento.