Amigos desde hace 15 años, cuando el primer día de carrera universitaria les unió como el ying y el yang, Julio y Jorge han compartido la inquietud por la música desde que cruzaron su primer hola. ‘Tu peleas como una vaca’ es su tercer proyecto musical juntos, «el más auténtico» y en el que «somos nosotros mismos», admiten a El Independiente.

Con la titulación de ingeniero de telecomunicaciones bajo el brazo, decidieron compaginar el software y hardware con la batería y los compases. Tras pasar por un club de cantautores y por Cabina 14, un grupo más indie que formaron con más individuos, ambos se han decantado por seguir su camino y «hacer las cosas tal cual nos salen». Así, dejan atrás las «letras oscuras y enrevesadas» que solían tener éxito en la época del boom alternativo con grupos como Vetusta Morla o IZAL a la cabeza. «Creo que ahora la gente está intentando ser más directa en el lenguaje», admite Jorge.

‘Tu peleas como una vaca’ nace del videojuego noventero Monkey Island, de ahí que el dúo consiga tener «muchas referencias de los 80 y 90», una labor que deja su huella en las letras, música y vídeos. «Tenéis un toque muy friki», es la frase más enunciada entre los que escuchan Dueles, la canción que les ha dado vida y que aúna lo vintage y lo cómico bajo el mismo techo.

Julio y Jorge en el estudio. Cynthia Serna Box.

«Es la historia de una influencer y otra persona que no evoluciona a la misma rapidez digital», cuenta Julio, «un relato absurdo, pero real», añade. «El dolor de Dueles es quedarte fuera de las redes sociales y sentir cómo dejas de tener relación con alguien que interactúa con miles de followers que le dan más satisfacción», explica.

La gran premisa de Julio y Jorge es presentar lo irracional como coherente y lo lógico como incongruente. «Queríamos que fuera impactante», algo que los diversos colores almodovarianos y los elementos que conforman el vídeo expresan a la perfección. Además, unidos siempre por el jersey de cuello alto color mostaza, ‘Tu peleas como una vaca’ crea una simbiosis de frases kitsch y sonidos que transportan a una época en la que el Seat Panda y los casetes eran los verdaderos copilotos.

‘Tu peleas como una vaca’ es una bola de nieve que ha ido creciendo y se ha hecho más grande a medida que iba rodando

Con referencias como Putochinomaricón, Chromeo, Capital Cities, Chainsmokers o La Casa Azul, Julio y Jorge cuentan «con el bagaje de todo lo aprendido en los proyectos anteriores» para lanzarse a la piscina con la producción musical. «Hemos visto más videos en YouTube que horas tiene un curso de universidad», ríen. Con las manos en la masa hasta el fondo y «sin depender de un estudio», ‘Tu peleas como una vaca’ «es una bola de nieve que ha ido creciendo y se ha hecho más grande a medida que iba rodando», apuntan.

Dueles es el primer plato de un menú con más canciones que «van despacio con la publicación», pues Jorge admite que «nos gusta que esté todo bien preparado y atado». Dentro de poco esperan lanzar su segundo proyecto, una referencia a la idea de montar un Circo, «una parodia crítica de cuando se alguien se enfada», señala Julio. «Saldrá en invierno pero tiene un sonido más veraniego», admite Jorge.

Aunque tenían dudas acerca de cómo sonaría su estreno, si con Dueles o Circo, David van Bylen, DJ y productor de Santander con el que colaboran y entre «el que ha habido muchísimo entendimiento», les ayudó a desempatar la jugada.

Nuestra música es una liberación y un tiempo de recreo, por eso funciona

En su estudio de Pozuelo, Jorge y Julio han dado forma a su música en un templo donde las guitarras Fender y los amplificadores caseros dan vida al espacio de trabajo y «refugio» del dúo. Aunque la sala Costello había preparado su escenario para ellos el 12 de diciembre, solo las reuniones de Zoom y los altavoces han dado vida a su música. «Tenemos varios conciertos pero se van posponiendo», indican.

Su sueño es poder tocar en festivales donde puedan «ver a la gente saltando» al aire libre. «El BBK es demasiado, danos tiempo», bromea Julio cuando el nombre del festival vasco brota en la conversación.

Después de varios intentos con los que no han terminado de cuajar, no han dejado la música de lado. «No es que trabajemos juntos, es que somos amigos», apunta Jorge. «Desde que nos conocimos nos entendemos muy bien y cuando en otros proyectos ha habido discusiones, siempre hemos estado en el mismo bando», añade Julio.

‘Tu peleas como una vaca’ no es «una obligación», es algo que «realmente nos gusta», pues «cuando algo no te apetece ves la excusa y cuando te apetece ves la forma», cuenta Julio. «Es una liberación y un tiempo de recreo, por eso funciona». El contrapunto lo añade Jorge, que admite que ambos tienen «cierta rutina» para asegurar que todo sale adelante.

Jorge y Julio en el estudio. Cynthia Serna Box.

No tener éxito no va a determinar que sigamos o no, hacemos las cosas para que se disfruten

De momento no tienen pensado hacer un EP o algo más compacto, pues «según tenemos las canciones listas las queremos sacar», apunta Julio. En cuanto a la escena musical nacional, ¿hay nicho para un sonido como el de ‘Tu peleas como una vaca’?

«Si vas a las listas de éxitos de Spotify todo es trap y reggaeton, es difícil que algo que no sea ese estilo se cuele en ellas», admite Julio, que cree que las redes sociales «han distribuido lo que la gente escucha». Sin embargo, «no tener un éxito no va a determinar que sigamos o no», algo que corrobora Jorge, que aunque cree que puede sonar «pedante», considera que su sonido no nace «por tener éxito».

«Hacemos las cosas para que la gente las pueda disfrutar, ese es nuestro objetivo». Aunque Dueles cuando tu ex no te sigue en Instagram o si tu crush te deja en visto en WhatsApp, será mejor seguir los pasos, en redes sociales y fuera de ellas, de este dúo musical que pretende revivir lo absurdo en una época desbordada por la seriedad.