Salida en marzo, promoción en diciembre. 2020 no entiende de calendarios y fechas, y menos con el gremio que ha cargado a sus espaldas un elevado número de cancelaciones, retrasos y dudas acerca de la seguridad que envuelve sus eventos. «No creo que hubiéramos aguantado mucho tiempo más con esas canciones en la recámara», cuenta a El Independiente Juan Alberto Martínez, las cuerdas vocales de Niños Mutantes.

El grupo granadino abrió sus Ventanas (2020) al inicio de la pandemia y consiguió posicionarse como el cuarto disco más vendido entre el ruido y las devastadoras noticias que madrugaban con la población cada mañana. Sin embargo, la promoción oficial del álbum se produjo la semana pasada en Madrid con un concierto especial el 11 de diciembre en La Riviera, acompañado del estreno el 28 de enero de 2021 de Ventanas en directo (Nunca olvidaré esta noche), una película «para ser vista y escuchada» donde la música ocupará la gran pantalla en honor a su primer concierto con público, en el Teatro CajaGranada el pasado octubre.

A falta de conciertos, buena es la polivalencia. Niños Mutantes otorga a su público la oportunidad de vivir la experiencia del directo, aunque esta vez sea desde el confort de sus butacas mientras engullen unas palomitas. «Los conciertos se pueden hacer y la cultura hay que defenderla también con aforos reducidos», cuenta la voz de los Mutantes. «Ateos o creyentes, iremos poniendo velas a nuestros santos y científicos favoritos para que todo esto vaya encauzándose», admite, «soy optimista».

Para el líder del grupo indie, la pandemia «ha reubicado las preferencias de todo el mundo», y con ellas, el rol de la música en la sociedad. Aunque se convirtió en un elemento imprescindible para sobrellevar los meses de encierro, ¿ha conseguido esta convulsa situación generar un reseteo acerca de la importancia del producto cultural?

«Vivíamos años en los que el fenómeno de los festivales parecía convertir la música en algo masivo, pero la gente apasionada y militante es la que está yendo a los conciertos y sigue escuchándola como una necesidad vital», admite Juan Alberto. «Todo lo masivo se banaliza y la música no es ajena a ello: muchos la vivimos como una religión, una experiencia artística y comunicativa, una necesidad, y hay otros que lo ven como un objeto de usar y tirar».

Vivíamos años en los que el fenómeno de los festivales parecía convertir la música en algo masivo, pero la gente militante es la que va a conciertos y la escucha como una necesidad vital

JUAN ALBERTO MARTÍNEZ, LÍDER DE NIÑOS MUTANTES

Para el cantante de los Mutantes, las plataformas ven la música «como un producto más» y entienden la industria como una máquina en la que la velocidad es el único elemento que otorga el máximo rendimiento. «Es complicado moverse en un mundo en el que es difícil centrar la atención y escuchar un disco entero. Es un fenómeno general de nuestra generación. Vamos a estímulos súper inmediatos y eso afecta a la música. Quizá en este aspecto somos un poco old school, pero los que venimos de un planteamiento romántico nos sentimos fuera de ese mundo», admite.

Año nuevo, ¿estilo nuevo?

«Cuando llevas tanto tiempo, buscar nuevos estímulos es una necesidad de supervivencia», cuenta Juan Alberto. Ventanas fue su primer álbum en tres años tras Diez (2017) y con él, nuevos estilos acompañaron la marca registrada de los Mutantes. «Ha sido un proceso conceptual y espontáneo», indica. «Buscamos guías que nos llevaran en nuevas direcciones, ha sido una historia apasionante el trabajar con cinco productores distintos, en cinco estudios diferentes y sin ensayos previos. Era un proceso muy arriesgado, pero hubo inspiración», señala.

Tildado de tropical, y pasando por ritmos más synth pop, sus Ventanas abrieron un nuevo escaparate de oportunidades artísticas tras más de 20 años pisando los escenarios con un marcado estilo musical. Aunque las nuevas influencias podrían llenar de contradicciones a los acérrimos, a ellos les «da un poco igual», pues «no puedes estar pensando si a la gente le va a gustar o no lo que haces, tampoco a los que te siguen de siempre. Te tienes que guiar por el corazón», admite Juan Alberto.

Aunque este año ha hecho reflexionar a más de uno acerca de las cosas a tachar en su lista de deseos, para Niños Mutantes, «más que pensar en cosas nuevas, hemos revalorizado lo cotidiano», otorgándole así «su dimensión a cosas que no valoramos porque las hemos hecho muchas veces». Conciertos y giras, pisar el escenario, hacer promoción del proyecto artístico, «todo lo que, a fuerza de repetición, a veces parece un acto normal, pero que al tenerlo impedido te das cuenta de su excepcionalidad».

No puedes estar pensando si a la gente le va a gustar lo que haces, te tienes que guiar por el corazón

Consideran que su disco Ventanas está «dejando un poso diferente» por haber sido lanzado en pleno marzo pandémico. En momentos en los que «todo es inmediato y pasa rápido», apostaron por dejar reposar el álbum hasta su presentación, como la masa de levadura que necesita sus horas para poder obrar su magia en el horno. «Al final lo más importante no es ni la repercusión ni el éxito, es sentirte feliz con la música que haces», concluye.