El Festival Vida de Vilanova i la Geltrú (Barcelona) ha cerrado la madrugada de este domingo una edición sin distancia de seguridad entre los 27.200 asistentes que se han reunido a lo largo de los tres días de celebración en el recinto de la Masia d’en Cabanyes.

En un comunicado este domingo, la organización hace un balance positivo de la edición pese a los problemas técnicos y logísticos que provocaron largas colas de espectadores el jueves —el primer día del festival— para realizarse el test de antígenos requerido para entrar en el recinto del festival.

La organización ha informado de que el sistema de acceso fue corregido y no provocó más incidencias el viernes y el sábado.

De la cuarentena de conciertos realizados en los cuatro escenarios del recinto, el viernes destacaron los de Vetusta Morla, Hinds, The New Raemon con Paula Bonet y Pol Batlle con Rita Payes; la segunda jornada acogió a Nathy Peluso junto a las propuestas de Stay Homas, Maria Arnal i Marcel Bagès y Meritxell Neddermann, entre otras; y el sábado, el público pudo disfrutar de Love of Lesbian, Sen Senra, Maria José Llergo y Tarta Relena.

Así, el Vida se ha convertido en el primer festival multitudinario sin distanciamiento social y con uso obligatorio de mascarilla FFP2 en celebrarse en el territorio español desde el inicio de la pandemia del Covid-19, en marzo de 2020.

El festival adelantó parte de la programación de su edición de 2022, que se celebrará del 30 junio al 2 de julio, y que recuperará algunas de las actuaciones previstas para la anterior edición, como los ingleses Alt-J, los escoceses Belle & Sebastian y los australianos Parcels, entre otros.