Antes éramos más divertidos. En general, pero en el mundo de la música, más. Unos señores de Sevilla se ponen ahora a cantar que se les ha muerto el canario y no triunfan como lo hicieron, y en una multinacional, los No me pises que llevo chanclas. Y personajes de la agudeza de todo un Pablo Carbonell no surgen en un mundo uniforme pasado por Tiktok y que solo busca “likes”. Me reúno con él y con Pepe Begines, el líder de “los chanclas” vía whatsapp, como los modernos, porque andan de ensayos y preparando los muchos “bolos” que tienen por fin este verano. Unas actuaciones que van a cumplir la promesa de hacerlo pasar bien a cualquiera que se acerque. Eso, seguro. Porque lo suyo destila humor surrealista, grandes cargas de inteligencia, arreglos que mezclan sus éxitos de forma absolutamente armónica, y todo con el sonido actualizado de este tecnológico 2022. Una gran combinación.

Pregunta.- Dicen que si te acuerdas de los 80, es que no lo pasaste bien. ¿Vosotros recordáis el momento en el que os conocisteis? ¿En qué antro, garito, o Gran Musical en Chiclana coincidisteis?

Pepe.- Tengo un vago recuerdo. Estaba oscuro y era bien entrada la madrugada. Si no me equivoco, fue en el Yastá de Madrid. Hubo risas y rock, eso seguro.

Pablo.- Todo lo que sucedió en el Yastá por aquellos años es muy confuso. Había noches que no te sé decir si estuve filosofando con Miguel Bosé o con El Potro de Vallecas. Lo que sí puedo decirte es que hace unos cuatro años tuvimos un encuentro muy revelador: los dos llevábamos una vida sana. Éramos abstemios. Y eso es como pertenecer a un club de ajedrez o ser de la misma hermandad. Este proyecto diseñado para el desparrame del personal está dirigido por dos personas que damos 0,0 en los controles de alcoholemia. Esto es, por mucho que la gente pueda creer, garantía de diversión. Como dijo el gran Heinrich Böll, se cae antes un payaso borracho que un techador borracho. La diversión es una cosa muy seria y hay que cogerme muy bien la medida para que el traje de desquicie esté bien cosido.

P.- Buena respuesta. Me queda claro que fue en el Yastá. Poco os podíais imaginar en aquellos tiempos que acabaríais formando un grupo musical llamado “Toreros con Chanclas”, la propuesta más divertida del año. Por cierto, ¿no era mejor el nombre “No me pises que llevo Toreros Muertos”?

Pepe.- La palabra “chanclas” es nuestra bandera. “Toreros”, la suya, así que el ojo para la elección del nombre ha sido clínico.

Pablo.- El nombre de “No me pises que llevo Toreros Muertos” ya lo ha registrado una empresa offshore que mueve grandes fortunas en Panamá.

P.- Si os pido que elijáis un momento de los 80…

Pepe.- Recuerdo a Pablo con una guitarra hinchable por Triana… creo

Pablo.- Una pareja de nudistas se subió a la estatua de Daoiz y Velarde en la plaza del Dos de Mayo. Vale, eso pasó en el 77, pero es que los 80 empezaron en el 77 y para que veas que no te engaño, el primer disco de Talking Heads se llama 77.

P.- … Uno de los mejores álbumes de la Historia, según la revista Rolling Stone. Y esa estátua será la que han visitado “sus satánicas majestades” los Stones…

Pablo.- No, ellos veneran la del Ángel Caído, y se han debido de dar una buena hostia cuando han ido a verla y han visto que es tan pequeña.

P.- Ahora sería complicado hacer música con vuestras dosis de humor. Todo el mundo sabe que estamos demasiado serios, y hay una buena capa de “ofendidos por todo”. ¿Vais a escandalizarles mucho?

Pablo.- Creo que nada. Nuestras balas son de goma. Los ofendiditos viven en las cloacas de las redes, no van a conciertos, porque ahí sienten que su ofendida presencia se diluye. Prefieren la oscuridad, donde sus movimientos son imprevisibles y traicioneros. A la luz de un escenario esas personas se convierten en polvo, como los vampiros.

P.- O sea, que os rebota.

Pablo.- Eso, y en su culo explota.

Pepe.- Son sainetes de los Quintero. Historias que pocas veces aparecen en la temática habitual de las canciones. O sea, libres de censura.

P.- ¿Pensáis en gira internacional? Fuera de España ¿la gente va a entender el humor íbero?

Pablo.- Nosotros, como Los Hermanos Calatrava, tenemos más seguidores en Alemania que aquí.

P.- En vuestro caso, en los conciertos ¿os dicen eso tan manido de «vengo con mi hijo, que también es muy aficionado a vuestra música»? ¿Es un show familiar?

Pablo.- Nos gusta mucho el ambiente de los pubs irlandeses, donde cuatro generaciones cantan las mismas canciones. Esa es la máxima aspiración de un grupo como el nuestro, romper la muralla generacional y que bailen juntas en nuestros conciertos personas de todas las edades.

Pepe.- Lo cierto es que muchos jóvenes me confiesan que para ellos somos música de carretera. En los asientos traseros de los utilitarios hicieron muchos kilómetros escuchando las cintas de casete que sus padres usaban en los viajes vacacionales. También pertenecemos a la parte feliz de muchas vidas, y por eso nos sentimos queridos.

P.- ¿Cómo ha sido el reparto de canciones? ¿A partes iguales?

Pablo.- A ambos nos hubiera encantado contar con el tasador del repertorio de Mecano para equilibrar las fuerzas toreras y chanclistas. Más que nada para decirle que no hacía falta, que ya estábamos negociando con el mediador de los hermanos Davies, el de los Kinks, un entomólogo musical de una ecuanimidad salomónica. Es broma, nosotros nos hemos fijado en cómo se juega en parejas al tenis y hemos decidido que alternaremos las subidas a red  según nos dé la ventolera. Esto lo hemos logrado gracias a la madurez que hemos heredado de nuestros nietos.

Pepe.- …Y bisnietos.

P.- Pepe, hemos escuchado los remixes de las canciones de siempre de “No me pises que llevo chanclas”. Si a nosotros ya nos llama la atención… ¿llevas bien escucharte en plan tecno?

Pepe.- La música es un arte que evoluciona en tiempo real. Si eliges un clásico para hacerlo remix estás encumbrando a la obra original, y a la vez actualizándola y divulgándola. No me importa, siempre que se haga referencia al tema original. Uf, cómo me enrollo…

P.- Pablo, ¿cómo llevarías escuchar versiones tecno de tus grandes éxitos?

Pablo.- Muy bien. Cualquier cosa para ayudar a los jóvenes a que encuentren su camino fuera de las drogas y la delincuencia, bienvenida sea.

P.- Solamente me queda desear que sea una gira exitosa y llena de momentos maravillosos, aunque nada suple esos conciertos del Super 1 o de El Gran Musical en el que yo tenía la dicha inmensa de presentaros, ¿verdad?

Pablo.- No te creas, cobrar por los conciertos también nos gusta.

P.- Touché, aunque no era mi negociado.

Pablo.- No es crítica. Estamos y estábamos encantados de hacerlos.

P.- Gracias por ayudarnos a recobrar la diversión, que falta nos hace.

Pepe.- Espero verte pronto. Y si nos vemos en un bar, que esté abierto. Odio los bares cerrados.

Toreros con chanclas estarán actuando en:

Gandía, 18 de junio

Sevilla, 22 de junio

San Fernando (Cádiz), 24 de junio

San Juan de Aznalfarache (Sevilla), 25 de junio

Sanlúcar de Barrameda, en el Barco La Pepa, 1 de julio

Para más fechas, consultar Nomepisesquellevochanclas.com