HBO lo ha vuelto a hacer, la plataforma de contenidos en streaming que ha dado algunas de las series más destacadas de los últimos años ha vuelto a dar en el clavo. Tras el triunfo Chernobyl esta vez es Years and Years la serie de la que todo el mundo habla, no se trata de un futuro improbable, como el de El Cuento de la criada, sino de un futuro posible.

Los Lyons

La serie sigue la vida de una familia en una Gran Bretaña post Brexit y conduce a la ficción del paso de los años, pero no de un futuro muy lejano, sino de los próximos 15 años del presente siglo. Una distopía inspirada en acontecimientos actuales, lo que ocurre en esta producción británica son proyecciones de la actualidad que, con suerte, se quedarán en la ficción.

El rostro más conocido de la serie compuesta por seis capítulos es Emma Thompson, la británica interpreta a una emergente política populista que apoyándose en un lenguaje llano se convierte en líder del partido de la Cuatro Estrellas. Un juego entre el guiño al Movimiento 5 estrellas, partido populista italiano, y el juego con los cuatro asteriscos que deben ponerle en los titulares cada vez que dice fuck en público.

Pero la protagonista es la familia por la que se encauza el futuro inmediato de Europa. Un grupo compuesto por una matriarca, una metafórica reina madre cuyo hija murió y su marido abandonó a sus hijos y se casó con otra. La casa de la abuela es el centro de reunión familiar. Los Lyons son una familia de clase de media alta, venida a menos, cuya casa de la abuela es el mejor recuerdo del estatus perdido. El nieto mayor y su mujer, trabajan en el mundo financiero, el nieto pequeño es gay y trabaja con inmigrantes, la nieta mayor es activista, presumiblemente de Greenpeace, y la pequeña tiene una discapacidad y vive feliz como madre soltera en un barrio deprimido.

En el mundo de Years and Years se suman otros aspectos como la crisis climática y sus efectos

Con este grupo de personajes tan variado la serie aborda los retos sociales y políticos de los próximos tres lustros, algunos de advenimiento anunciado, como la inteligencia artificial o la robotización de la economía y, otros dependientes de la acción política, como conflictos internacionales, crisis económica o el cierre de fronteras.  En el mundo de Years and Years se suman otros aspectos como la crisis climática y sus efectos que ya empezamos a notar, como los fenómenos meteorológicos extremos en forma de inundaciones causadas por lluvias prolongadas o la desaparición de especies, especialmente de insectos.

‘Years and Years’

Reino Unido en Years and Years está fuera de la UE, en España una revolución populista transforma el país mientra Cataluña se independiza, Ucrania está invadida por Rusia y la homosexualidad es delito, los derechos civiles están en claro retroceso por todas partes y mientras la tecnología nos mantiene más interconectados, incluso metidos en el mundo virtual, los países están cada vez más lejos los unos de los otros.

Ver esta serie a mediados de 2019 produce una terrible sensación de vértigo. Basta compaginar su visionado con algún telediario, el tonteo de Trump con Irán y China o el vacío político del Brexit o los despropósitos nacionalistas que hacen pequeño el proyecto europeo. La distopía adquiere una dimensión diferente en esta serie por su gestión del tiempo narrativo, esperemos que no envejezca bien, lo mejor de esta serie será que no se cumpla.