Vida Sana

Anda más rápido, te lo pide tu corazón

Un nuevo estudio de la Universidad de Leicester (Reino Unido) asegura que quienes andan despacio tienen el doble de riesgo de morir por problemas cardiovasculares.

Investigadores de Leicester (Reino Unido) han seguido a más de 400.000 personas durante seis años.

Andar despacio duplica el riesgo de morir por una enfermedad cardiovascular, según un nuevo estudio.

Andar es bueno para el corazón, es un ejercicio útil y necesario a cualquier edad. Pero según un nuevo estudio de la Universidad de Leicester (Reino Unido), andar rápido no sólo sirve para llegar antes: quienes andan despacio tienen más riesgo de morir por una enfermedad del corazón que la población general.

Ese riesgo de morir por una enfermedad cardiovascular se duplica entre quienes andan más despacio, según el estudio que siguió a más de 400.000 personas del Biobanco de Reino Unido durante seis años.

La investigación ha sido publicada en el European Heart Journal

La investigación ha sido realizada por profesionales del Centro de Investigación Biomédica de Leicester (que agrupa a dos universidades y hospitales de la ciudad) y publicada ahora en la revista European Heart Journal.

De todos los participantes, que fueron seleccionados porque no tenían ninguna enfermedad al inicio del estudio, hubo 8.598 muertes, 1.654 por enfermedades cardiovasculares y 4.850 por cáncer.

«Quienes andan despacio tienen el doble de posibilidades de sufrir una muerte relacionada con problemas del corazón que quienes andan con más energía. Vimos la relación tanto en hombres como mujeres y no se explicaba por otros factores como el tabaco, el sobrepeso, la dieta o el sedentarismo. Lo que sugiere que el ritmo de andar puede predecir de forma independiente el riesgo de muerte cardiovascular», ha afirmado el profesor Tom Yates, investigador principal del estudio.

También se buscaba una posible relación con el cáncer, pero no se encontró

«También vimos la relación entre el ritmo al andar y la tolerancia al ejercicio, por lo que la velocidad al andar es también una medida de la aptitud física en general», ha añadido Yates.

La investigación también buscaba posibles conexiones entre el ritmo al caminar y el riesgo de sufrir cáncer, sin embargo en ese caso no se encontró relación.

Te puede interesar

Comentar ()