Vida Sana

Brecha educativa en España: las mujeres son apenas el 12% en algunas carreras técnicas

El informe "Panorama de la Educación 2017" de la OCDE alerta del sesgo de género en la educación en España

logo
Brecha educativa en España: las mujeres son apenas el 12% en algunas carreras técnicas
Las mujeres son apenas el 12% en las carreras TIC

El informe "Panorama de la Educación 2017" de la OCDE alerta de la brecha de género que persiste en España. EP

Resumen:

La educación sufre una fuerte brecha de género en España. Lo refleja el informe “Panorama de la Educación 2017” (Education at a Glance) que acaba de publicar la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) a nivel mundial.

En las carreras de ingeniería, producción industrial y construcción sólo una de cada cuatro estudiantes son mujeres, una cifra que se reduce aún a la mitad – un 12% – en las carreras de tecnologías de la información y comunicación. Siete puntos menos que la media de la OCDE.

La proporción de mujeres y hombres se invierte sin embargo en las carreras relacionadas con el sector educativo, donde ellas tienen una “presencia desproporcionada”, según el informe: son el 79%, un punto más que la media de la OCDE.

Ellas también son mayoría en las carreras relacionadas con la salud y el bienestar, representan el 72%, algo menos que el 75% de media de la OCDE.

De todos los titulados universitarios o en formación profesional de grado superior en España, el 26% lo ha hecho en carreras del área STEM (ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas), tres puntos más que en la OCDE.

También son más en España los doctorados españoles en áreas STEM, que en España son el 50%, frente al 43% de media de la OCDE.

La educación sufre una fuerte brecha de género en España. Lo refleja el informe “Panorama de la Educación 2017” (Education at a Glance) que acaba de publicar la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) a nivel mundial.

En las carreras de ingeniería, producción industrial y construcción sólo una de cada cuatro estudiantes son mujeres, una cifra que se reduce aún a la mitad – un 12% – en las carreras de tecnologías de la información y comunicación. Siete puntos menos que la media de la OCDE.

“Las autoridades públicas españolas tienen como objetivo reducir la brecha de género mediante servicios de orientación e información que aseguren la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres a la hora de escoger un área de estudio”, señala el informe, que subraya que este asunto es el común denominador de la mayoría de los 35 países que participan en este documento.

La proporción de mujeres y hombres se invierte sin embargo en las carreras relacionadas con el sector educativo, donde ellas tienen una “presencia desproporcionada”, según el informe: son el 79%, un punto más que la media de la OCDE. Ellas también son mayoría en las carreras relacionadas con la salud y el bienestar, representan el 72%, algo menos que el 75% de media de la OCDE.

En las carreras de educación ellas tienen una “presencia desproporcionada”, según el informe

De todos los titulados universitarios o en formación profesional de grado superior en España, el 26% lo ha hecho en carreras del área STEM (ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas). Esto es tres puntos más que en la media de la OCDE, un porcentaje que además aumenta entre los doctorados, en España lo son en estas áreas el 50%, frente al 43% de media de la OCDE.

Mayor cualificación, mejores perspectivas laborales y socioeconómicas

El “Panorama de la Educación 2017” incide en que una mayor cualificación es sinónimo de mejores perspectivas laborales y socioeconómicas. En España, la tasa de empleo de los universitarios es del 76%, frente al 68% de los que han estudiado bachillerato y el 60% de quienes no han completado el bachillerato. Unos porcentajes que en la OCDE son del 83%, 76% y 59%.

Tres de cada 10 personas que no han completado la educación secundaria superior están sin empleo en España

En relación, el paro también es más acusado entre las personas con menor cualificación, una proporción que es más acusada en España. Tres de cada 10 personas que no han completado la educación secundaria superior están sin empleo en España (frente al 17% de la OCDE). Una proporción que baja al 20% entre quienes tienee bachillerato (9% en la OCDE) y el 16% de los que tienen estudios superiores (7% en la OCDE).

El informe hace también hincapié en que los estudios de ciencias se ven recompensados en el mercado laboral, áreas muy afectadas por las diferencias de género.

Más ninis y menos estudiantes de FP

En España, los jóvenes adultos entre 25 y 34 años con formación profesional de grado superior tienen una tasa de empleo superior (74%) que aquellos con una cualificación general (63%). Las tasas medias en los países OCDE son del 80% y del 70% respectivamente. Pese a esto, España tiene una de las tasas más bajas de matriculados en FP de la OCDE (12 frente al 26%).

De hecho, un tercio de los jóvenes españoles de entre 25 y 34 años no tiene completada la educación secundaria, casi el doble que la media de la OCDE (16%). Aunque es un porcentaje que, destaca el informe, no ha evolucionado mucho desde 2005, sí muestra una significativa diferencia (23 puntos) sobre los adultos de entre 55 y 64 años con educación secundaria.

Un tercio de los jóvenes españoles de entre 25 y 34 años no tiene completada la educación secundaria, casi el doble que la media de la OCDE

Por otro lado, el porcentaje de alumnos en España de entre 18 y 24 años que permanecía escolarizado en 2016 era del 58% (OCDE 52%). El 18% de este grupo de edad (OCDE 32%) no estaba escolarizado, pero sí trabajando, y un 23% ni trabajaba ni estaba escolarizado en ningún programa educativo o de formación (OCDE 15%). Este último dato se mantiene e incluso crece respecto al informe anterior, donde la proporción de este colectivo era del 22,8%.

Compaginar estudios y trabajo no es tampoco común entre los estudiantes españoles. Tan sólo un 0,4% de los alumnos lo hace, frente al 17% de la OCDE.

España alcanza la “plena escolarización” en educación infantil

En educación intantil, España ha alcanzado prácticamente la totalidad de escolarización (95% a los tres años y 97% a los cuatro), un porcentaje muy superior al 78 y 86% respectivos de la OCDE.

Unas etapas en las que el 51% de los alumnos españoles acude a un centro público, un porcentaje algo superior al 45% de media de la OCDE. En las primeras etapas ese porcentaje asciende al 68% en España, un punto más que la media de la OCDE.

España, entre los 10 países tasas universitarias de menos de 4.000 euros

España se encuentra entre los dos tercios de los países de la OCDE que aplican tasas universitarias (y ofrecen datos sobre costes), pero está entre los 10 que lo hacen por debajo de los 4.000 euros. En países como Australia, Canadá, Chile, Japón, Corea, Nueva Zelanda y Estados Unidos las tasas son muy superiores, pudiendo alcanzar los 8.000 euros.

La OCDE indica que en España, a pesar de que la legislación básica establecen los mismos límites inferior y superior para las matrículas de tanto los grados universitarios o equivalentes como para las matrículas en másteres o titulaciones equivalentes, “los másteres tienen un coste un 50% mayor que los grados universitarios de cualquier área de estudio”. Sin embargo, sostiene que estos precios se hallan entre los más bajos de los países que aplican tasas de matrícula en este nivel educativo.