Vida Sana

La relación entre farmacéuticas y pacientes: 5,9 millones de euros en donaciones en 2016

La Fundación Civio publica datos sobre la financiación de las farmacéuticas a estas entidades. La Plataforma de Organizaciones de Pacientes, que agrupa a 1.200 asociaciones, afirma que está trabajando en un código ético para regular la relación.

logo
La relación entre farmacéuticas y pacientes: 5,9 millones de euros en donaciones en 2016
Presentación de un estudio de la plataforma de organizaciones de pacientes con la colaboración de varios laboratorios farmacéuticos.

Presentación de un estudio de la plataforma de organizaciones de pacientes con la colaboración de varios laboratorios farmacéuticos. EP

Resumen:

Hace tiempo que la sociedad puso en el punto de mira las relaciones que los laboratorios farmacéuticos mantenían con los médicos. El denominado “tarugueo” o soborno de las compañías a los profesionales para que prescribieran sus fármacos incluía viajes a destinos exóticos para toda la familia o regalos tan caros como televisores de última generación.

Unas prácticas que en la industria consideran ya superadas y controladas a través de la autorregulación. Las compañías publican lo que pagan a médicos, aunque necesitan la autorización de estos para publicar sus nombres y apellidos. Aunque no todos acceden. Hasta este 2018, que previsiblemente cambiará por la reforma del Código aprobada por la Agencia Española de Protección de Datos, que autorizará a publicar los datos aún sin la autorización del médico.

Menos se ha hablado de lo que las compañías destinan a las asociaciones de pacientes, aunque estas, como todas las personas jurídicas, sí están obligadas a publicar lo que reciben. En 2016, un total de 390 entidades recibieron 5,9 millones de euros de los laboratorios. Una cantidad muy alejada de los 181 millones que dieron a médicos y 124 a sociedades médicas, universidades y hospitales públicos, pero que supone desembolsos que llegan casi al millón de euros en el caso de farmacéuticas como Janssen-Cilag. Los datos proceden de una investigación realizada por la Fundación Civio.

Civio, una entidad sin ánimo de lucro que promueve la transparencia de las actividades públicas, asegura que lleva ya variois años trabajando en la transparencia en salud pública y que lo que busca al publicar los pagos realizados por los laboratorios a las asociaciones de pacientes es “crear debate social y aportar transparencia a unas relaciones en las que podrían generarse conflictos de interés”, afirma Javier Vega, del departamento de comunicación de Civio.

Según los datos de la fundación, la asociación que más fondos recibió en 2016 fue el Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC), al que 12 farmacéuticas pagaron hasta 365.000 euros. Después, la Coordinadora Estatal de VIH y Sida (CESIDA), que recaudó 164.000 euros de cuatro empresas farmacéuticas. En tercer y cuarto lugar, la Asociación Apoyo Positivo (para pacientes con VIH) y la Federación Española de Enfermedades Raras (FEDER) recibieron cada una más de 150.000 euros de cuatro y 13 laboratorios respectivamente.

Por otro lado, los laboratorios farmacéuticos que más dinero donaron – se denominan “transferencias de valor” – a las asociaciones de pacientes fueron Janssen-Cilag, con cerca de un millón de euros, seguido de Abbvie y Novartis, con donaciones alrededor de los 600.000 euros cada una, y Gilead en cuarto lugar con algo menos de 450.000 euros.

Financiación para “objetivos comunes”

La Plataforma de Organizaciones de Pacientes, que agrupa a 1.200 entidades y más de medio millón de pacientes, asegura que “las relaciones entre las asociaciones de pacientes y las farmacéuticas son lícitas porque existen objetivos comunes de formación, e información y mejora de la calidad de vida”. Habla María Gálvez, directora de la Plataforma que no esconde la necesidad de financiación de estas organizaciones en unos momentos en los que los fondos públicos sólo sufren recortes: “Tenemos financiación privada, no sólo de laboratorios, que necesitamos para llevar a cabo nuestros proyectos”.

Gálvez defiende que la financiación privada sólo supone el 11,68% de los ingresos de las asociaciones de primer nivel (las que agrupan a pacientes de forma directa) y un 16,6% a las tipo federación o confederación: “Ese es el papel que juega para nosotros la financiación privada. Lo importante es la transparencia y conseguir nuestro objetivo, que es mejorar la calidad de vida de los pacientes”.

A pesar de la defensa, la plataforma (que nació en 2014) tiene por norma “que cualquier actividad se destina a un proyecto concreto y se realiza como mínimo con tres patrocinadores”, explica Gálvez. Además, asegura que su entidad está trabajando en un código ético que regulará cómo se van a relacionar con la empresa privada.

Feder es la única de las tres asociaciones que más dinero reciben que tiene su propio código ético

Gálvez destaca que algunas asociaciones cuentan ya con su propio código ético y las que no lo tengan podrán acogerse al que están desarrollando. Es el caso de Feder (Federación de Asociaciones de Enfermedades Raras), una de las asociaciones que más dinero recibe, aunque no de GEPAC o Cesida, con las que la federación de enfermedades raras comparte el podio de las que más fondos acaparan. Como recoge Civio en su investigación, el código de la entidad expone que “Feder rehusará cualquier donación que se realice desde la Industria y que tenga como objetivo que se agilice o favorezca desde la organización el acceso o implementación de un tratamiento concreto”.

Aunque desde la plataforma aseguran que nunca han recibido una proposición indecente por parte de las farmacéuticas, el gerente de Cesida aseguró a Civio que “sí, ha habido presiones de alguna empresa farmacéutica, pero hemos considerado que el tipo de colaboración que nos solicitaba no iba de acuerdo con nuestra línea estratégica y nos hemos negado”. Sobre el tipo de coacciones, el presidente de CESIDA, Ramón Espacio, indica a este periódico: “En alguna ocasión han tratado de intervenir en alguna jornada de CESIDA por habernos ayudado económicamente o intervenir en la redacción de una nota de prensa de presentación de algún proyecto financiado por ellas. La respuesta por nuestra parte siempre ha sido negativa y por la suya siempre ha sido aceptada de buen agrado”.

La posición de Farmaindustria

Farmaindustria, la patronal que agrupa a los laboratorios farmacéuticos, se remite al código de autorregulación que aplica a las asociaciones de pacientes desde 2010. “Los laboratorios publican de manera explicativa la asociación, el concepto y el dinero que destinan en cada caso”, indica José Zamarriego, director de la Unidad de Supervisión Deontológica de Farmaindustria.

“Si alguna entidad cree que un laboratorio le ha realizado un planteamiento ilícito, lo que tiene que hacer es dirigirnos una denuncia”

“Lo que se sugiere con los conflictos de interés es algo que está terminantemente prohibido por ley y que es la promoción directa o indirecta de fármacos de prescripción, y para eso está el código de autorregulación. Si alguna entidad cree que un laboratorio le ha realizado un planteamiento ilícito, lo que tiene que hacer es dirigirnos una denuncia, y nosotros tomaríamos las medidas necesarias”, añade Zamarriego.

El responsable de deontología de la patronal asegura que habitualmente reciben consultas de las farmacéuticas que buscan asegurarse de que las actividades que plantean son lícitas. “Necesitamos que nuestra relación con las asociaciones de pacientes sean de confianza y de credibilidad”, concluye.