// TODO: Revisar qué hace the_post_thumbnail_creditos Un grupo de niñas haciendo deporte.

Un grupo de niñas haciendo deporte. EP

Familia, Sociedad, Vida Sana

La brecha de género en el deporte empieza a los 12 años

Al entrar en secundaria, el doble de niñas que de niños deja el deporte según los datos del XI Informe Faros del Hospital San Joan de Déu, Barcelona, avalado por el Consejo Superior de Deportes.

El paso de primaria a secundaria, a los 12 años, es el primero de los momentos en que algunos niños dejan de hacer deporte. Y es también donde se abre la primera brecha de género en este sentido. Porque mientras que dejan de practicar deporte un 5,9% de los niños, el porcentaje de niñas es de más del doble, hasta el 13%. Son los datos del XI Informe Faros del Hospital San Joan de Déu, Barcelona, y avalado por el Consejo Superior de Deportes. Esa brecha se suma a la ya existente en primaria, pues a los seis años el porcentaje de niños que hace ejercicio es un 6,9% superior al de las niñas.

Siete de cada 10 chicas dejan el deporte antes de la mayoría de edad

Ellas siguen haciendo menos deporte y entre los 13 y 17 años, sólo el 14% de ellas hace los 60 minutos al día de deporte que recomienda la Organización Mundial de la Salud. Además, su abandono del deporte va aumentando hasta alcanzar a siete de cada 10 chicas en la mayoría de edad, según ha explicado en la presentación del informe la especialista de medicina de la educación física y el deporte, de la unidad de Medicina del hospital, Eva Ferrer.

Entre las causas por las que las niñas abandonan el deporte se encuentra las diferencias socioculturales, según se demuestra en el informe. En concreto, desde el hospital han apuntado que “la sociedad proyecta una serie de expectativas y creencias diferentes y desiguales hacia niños y niñas. En la actualidad, las actividades lúdicas y deportivas tienen una clara marca de género.

Cada actividad socializa a niños y niñas en determinados tipos de valores, generalmente unos tipo más competitivo, y otros más de tipo expresivo y cooperativo”. A su vez, han expresado que otra de las causas principales podría ser “la falta de referentes femeninos”, pues esto supone “un obstáculo a la hora de sentir interés por ciertos deportes”.

Los autores del informe han incidido en la necesidad de cambiar esta tendencia desde la escuela – en el ámbito de la educación física y en el tiempo de recreo- desde la familia y la comunidad para que las niñas puedan tener las mismas oportunidades. También, han considerado necesario intervenir de forma “consciente y explícita en al ruptura de los estereotipos y prejuicios de género, poner en evidencia las situaciones de discriminación y desigualdad, y favorecer la formación integral de niñas y niños en toda su diversidad y riqueza”.

Así también, consideran clave incidir en la infancia, pues está demostrado que la población que practica actividades deportivas estructuradas durante la infancia realiza más actividad física al llegar a la edad adulta, ya que está habituada a destinar tiempo”. Según se ha apuntado el presidente del Consejo Superior de Deportes, José Ramón Lete Lasa, el deporte ayuda a reducir el riesgo de enfermedades como las cardiovasculares, la diabetes, ciertos tipos de cáncer, hipertensión, obesidad, depresión, osteoporosis, e incluso, muerte prematura. Al igual que, las especialistas del informe han señalado que ni el ciclo menstrual ni el embarazo deben suponer dificultades para realizar actividad física, solo se debe adaptar a cada situación.

Los autores del informe Faros han realizado un decálogo con consejos para evitar el abandono deportivo en niñas y adolescentes, donde se destaca la motivación para ser activa, “valorar el esfuerzo y que se supere en retos para impulsar su crecimiento personal”. A esto se le añade que tanto las niñas como las adolescentes necesitan una hora diaria de actividad física, principalmente aeróbica. Tres días a la semana han recomendando que se incluya algunas actividades vigorosas, especialmente las que fortalezcan los músculos y huesos.

Los expertos recomiendan iniciarse antes de los ocho años en actividades deportivas variadas

Al igual que moverse en familia, y escoger una práctica deportiva bajo dirección de un profesional cualificado en espacios deportivos seguros. A su vez, han manifestado que antes de los ocho años se debe iniciar en actividades variadas, con el objetivo de desarrollar actividades motrices y básicas.

Se le suma los hábitos saludables, potenciar los valores como el trabajo en equipo, orientar a la niña y acompañarla en su actividad física; promover que el deporte sea diversión, y recordar que “las niñas tengan igual de oportunidades depende de todos”.

logo
La brecha de género en el deporte empieza a los 12 años