Salud | Vida Sana

Las claves para entender la listeriosis: síntomas, precauciones y zonas afectadas

Microbio.

Microbio. CSIC

Las alarmas saltaron a principios de agosto. Unos brotes registrados en Sevilla obligaron a la Consejería de Salud y Familia de Andalucía a decretar una alerta sanitaria sobre unos lotes de la carne mechada ‘La Mechá’. Este producto estaba contaminado por la listeria, una bacteria con síntomas variados que ya ha provocado el ingreso de decenas de personas y la muerte de una anciana de 90 años.

Fue en mayo cuando esta carne mechada, que comercializa la empresa sevillana Magrudis, se empezó a distribuir por Andalucía, Extremadura y, en menor medida, por Tenerife y Castilla La Mancha. Hace menos de dos semanas, una investigación del Laboratorio Municipal de Sevilla tras un primer brote en un pueblo señaló directamente a ‘La Mechá’. El producto contaminado también se detectó en establecimientos de venta y en domicilios. La alarma saltó y la Junta de Andalucía anunció la retirada del producto.

Mientras el número de ingresados en los hospitales andaluces crecía -alcanzaban casi la media centena el fin de semana-, en otras comunidades se detectaban posibles casos. Hasta la fecha, el número de personas confirmadas como afectados por el brote de listeriosis ha ascendido ya a 131, mientras que se mantienen como sospechosos a la espera de los resultados de otros 523, según datos facilitados por el consejero de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre. En esta región, son 53 las personas ingresadas, dos de ellos bebés recién nacidos. En Extremadura, los cinco posibles casos registrados ya han sido dados de alta y en Barcelona se han detectado este martes otros dos posibles. Según El País, la anciana de 90 años, primera víctima mortal del brote, llevaba al menos cuatro días con los síntomas. De momento, la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social en funciones, María Luisa Carcedo, ya ha advertido de que aún pueden aparecer nuevos casos.

  • ¿Qué es la listeriosis?
    La listeriosis es una infección provocada por la Listeria monocytogenes, una bacteria que se encuentra en el suelo, las plantas y el agua, pero también en los animales, incluidos los bovinos, ovinos y caprinos, según explica la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan) Cuando la bacteria se transmite a una persona, se adhiere a su intestino intoxicando a los fagocitos -unas células inmunitarias-. Al morir, estos fagocitos se rompen y liberan a la sangre células infectivas, según explica el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). La vía principal de transmisión es, principalmente, a través del consumo de alimentos infectados.
  • ¿Es una infección grave? 
    La listeriosis si es grave y tiene altas tasas de hospitalización y mortalidad. Según la Aecosan, en 2017 hubo un total de 2.480 casos de listeriosis en la Unión Europea (UE), con un balance de 227 personas muertas. En España se confirmaron 284 casos. «Es una enfermedad que puede ocurrir pero lo que es raro es que haya brotes», explica a Efe Belén Padilla, portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc).
  • ¿Quiénes tienen más riesgo?
    Las embarazadas, los recién nacidos, los mayores de 65 y los pacientes con enfermedades crónicas o inmunodepresoras son grupos de mayor riesgo y que pueden llegar a sufrir repercusiones graves por la listeriosis, según Padilla. En personas sanas, la enfermedad puede pasar casi inadvertida y presentarse con alguna diarrea.
  • ¿Qué síntomas tiene?
    Los síntomas de la listeriosis varian. Los más leves pueden ser similares a los de la gripe -naúseas, vómitos y diarrea-; y los más graves podrían provocar meningitis, septicemia y otras complicaciones mortales.
  • ¿Qué medidas de precaución hay que tomar?
    Según el CSIC, un alimento infectado por esta bacteria puede estar en perfecto estado, de ahí, remarca el Consejo, proviene su peligro. La bacteria puede estar en alimentos como la carne, el pescado ahumado los vegetales crudos y los quesos (sobretodo, en los blandos) Se mata cocinando a temperaturas superiores a los 65 grados, pero aun así los alimentos ya cocinados pueden ser contaminados. Como ejemplo, la Aecosan explica que la contaminación se puede producir después de que el alimento se cocine, pero antes de envasarlo. Se trata de una bacteria que tolera los ambientes salados y que puede multiplicarse en los fríos. Para prevenirlo recomiendan llevar a cabo buenas prácticas de fabricación, higiene y de control de la temperatura durante la cadena de producción, distribución y almacenamiento de los alimentos. Otros consejos más cotidianos son evitar los lácteos crudos, lavar las verduras, conservar los alimentos por encima de los cuatro grados y la higiene de manos y de los utensilios de cocina, tal y como señala a Efe Julio García, microbiólogo y también portavoz de la Seimic.
  • ¿Y las embarazadas?
    La listeriosis puede provocar la muerte fetal, abortos, un parto prematuro de la embarazada o infecciones en el bebé recién nacido. «Ante la mínima duda o síntomas, como fiebre o diarrea, debe acudir al centro hospitalario», aconseja Jesús García.
  • ¿Cómo se trata?
    La infección por listeriosis se combate con antibióticos por vía oral y el tratamiento puede durar entre cinco y siete días en los casos leves y hasta dos semanas en los graves.
Comentar ()