La Región Europea de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha pedido a los países de Europa que aprendan de la «terrible experiencia» que ha tenido España con el nuevo coronavirus, cuya enfermedad se conoce como el Covid-19, debido a la «velocidad vertiginosa» con la que se ha propagado, la letalidad y el «devastador» impacto que ha tenido en la población.

Y es que, tal y como ha señalado el organismo de Naciones Unidas, España es el segundo país del mundo con más casos de afectados por el nuevo coronavirus, sólo superado por Estados Unidos, y el segundo también con más muertes, por detrás de Italia.

«Hay que tomar el caso de España como un ejemplo de lo que puede ocurrir en cualquier lugar del mundo», ha dicho el subdirector general de la Organización Mundial de la Salud, Bruce Aylward, quien ha visitado esta semana varios centros sanitarios de Madrid, Barcelona y Toledo, así como los hospitales de campaña y ha hablado con diferentes expertos sanitarios del país.

Aylward ha afirmado que «España es la muestra más extraordinaria de colaboración popular para combatir el virus. Ellos han entendido que quedarse en casa reduce la carga del sistema sanitario. He visto una tremenda unidad en la población». Además, ha remarcado que el trabajo que está haciendo España contra el coronavirus «es inspirador. Siento una admiración muy profunda por su heroísmo. La respuesta de los ciudadanos está siendo increíble. Las calles están vacías. Las tiendas…». 

No obstante, el experto de la OMS ha recordado que lo que ha ocurrido en España demuestra que cualquier sistema sanitario, «por muy sólido que sea», puede «colapsar» cuando se multiplican «exponencialmente» las personas que necesitan atención médica u hospitalaria.

«El más robusto de los sistemas sanitarios puede verse desbordado en un periodo muy breve», ha dicho Aylward, para instar a los países a que adopten «estrictas» medidas de forma extraordinaria, incluso en zonas con «baja incidencia» de la enfermedad, porque el nuevo coronavirus ha demostrado que precisa tener «provisiones excepcionales».

PIDE AUMENTAR LOS TEST DIAGNÓSTICOS

Asimismo, el dirigente de la OMS ha insistido en que, pese a que el sistema de Atención Primaria de España es «muy bueno» y el ambulatorio «impresionante», el rápido avance del nuevo coronavirus en el país ha evidenciado que se pueden «desbordar».

«Eso requiere diligencia para hacer un plan de contingencia que incluya escenarios extremos. Hay hospitales de 1.000 camas que están llenos de casos de coronavirus en España. No queremos ver escenarios como este en otros países, pero debemos contemplarlos como posibles debido a la naturaleza de esta enfermedad», ha recalcado.

Del mismo modo, Aylward ha subrayado la eficacia que tiene la suspensión temporal de las actividades no esenciales a la hora de contener la propagación del virus, si bien ha avisado de que por sí solas no lo detienen ya que, para ello, se necesita realizar pruebas diagnósticas a todo aquella persona que lo necesite, aislar eficientemente los casos de contagio y rastrear a sus contactos más cercanos.

«Tenemos que asegurarnos de que la población entienda que se trata de una nueva fase, que poner fin al cierre no quiere decir volver a la normalidad, será una nueva normalidad, eso hay que entenderlo bien. Debemos tener capacidad en servicios de medicina intensiva, debemos incrementar la capacidad de los sistemas públicos de salud y, sobre todo, tenemos que hacer pruebas a todos los casos sospechosos y ser capaces de rastrearlos y aislarlos», ha puntualizado el experto.

Por otra parte, y en respuesta a un periodista que le ha cuestionado si el Gobierno presidido por Pedro Sánchez ha actuado tarde a la hora de tomar las medidas contra el coronavirus, el dirigente de la OMS ha asegurado que «no es momento» de decir lo que ha estado «bien o mal», ya que todos «estamos aprendiendo» y hay que seguir «peleando» en la «batalla contra el Covid-19».

NO SUSPENDER LA FINANCIACIÓN

Por su parte, el director regional para Europa de la Organización Mundial de la Salud, Hans Henri Kluge, ha agradecido a los países europeos, al Banco Mundial y a la Fundación Bill and Melinda Gates el respaldo que han dado al programa de solidaridad de la organización, el cual busca descubrir un tratamiento y una vacuna viable.

Por ello, y después de que algunos gobiernos hayan reconocido que barajan la posibilidad de retirar su apoyo a esta iniciativa, Kluge ha avisado de que «no es el momento de suspender» la financiación porque, aunque la salid pública es responsabilidad de cada país, la OMS está «para apoyarles».

Dicho esto, ha abogado por aprobar medidas conjuntas a nivel mundial para la lucha contra la pandemia del Covid-19, y ha informado de que están llamando a los países para lograr que haya una política común, ya que «ninguno» puede parar al virus por sí solo, sino que tiene que ser «a nivel global y siendo solidarios».

«Cada país debe buscar un equilibrio entre la sanidad, el impacto socioeconómico y los derechos humanos, pero por ningún motivo se puede bajar la guardia. No se trata de aplanar la curva, sino de cortarla y, para ello, hace falta una respuesta amplia que identifique casos sospechosos, haga pruebas, los aísle y rastree los contactos», ha zanjado Kluge.