Al menos 31 temporeros del sector hortofrutícola han dado positivo en la provincia de Lleida. Siete de ellos en la capital provincial y otros 24 en la localidad de Juneda. Ambas a menos de 50 kilómetros de la comarca del Bajo Cinca, una de las cuatro zonas de Aragón que han tenido que retroceder en el proceso de desescalada por la aparición de unos 90 casos confirmados, también relacionados con trabajadores del campo.

La aparición de estos brotes agranda la tesis de que la situación tenga que ver con la que se vive en Aragón, dada la gran movilidad interterritorial y de trabajo entre estas zonas. Los siete positivos localizados en Lleida capital se encuentran aislados en un hotel, mientras que los 24 de Juneda residían en una granja escuela habilitada para los trabajadores temporales de este sector, de vital importancia para la zona.

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, indicó ayer en rueda de prensa que Sanidad estaba investigando los 36 nuevos brotes que se habían detectado. De 11 de ellos «pueden generarse nuevos casos asociados», agregó, entre ellos el localizado en Huesca, donde las comarcas de Cinca Medio, Baja Cinca y La Litera tuvieron que retroceder a la Fase 2 para tratar de controlarlo. Este martes se ha añadido a ellas la comarca zaragozana del Bajo Aragón – Caspe.

Simón, que ayer expresó su temor a que el brote de Huesca se trasladase a Lleida, dijo que son especialmente peligrosos los brotes locales, así como los que puedan surgir de contagios importados, tras la apertura al turismo nacional e internacional con la entrada de la llamada «nueva normalidad». «Estamos en una situación mucho mejor para poder reaccionar ante cualquier brote», señaló el director del CCAES.

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha pedido esta mañana prudencia para evitar nuevos brotes de coronavirus y ha advertido de que, si fuera necesario, el Ejecutivo volverá a ser «contundente» y podría decretar de nuevo el estado de alarma para impedir la movilidad de los ciudadanos.

«Si llegara el momento de que tengamos una situación grave, el Gobierno puede decretar perfectamente la alarma en una parte del territorio, sino en todo», ha avisado Calvo en Antena 3.

Brote en una residencia

Este martes se ha sabido también que una residencia de Lleida, con capacidad para 43 residentes, ha registrado un nuevo brote de coronavirus, en el que se encuentran afectadas un total de 18 personas. Entre los contagiados se encuentran 13 residentes y 5 trabajadores.

Según ha informado esta mañana el diario Segre, el brote se detectó hace unos días, el 17 de junio, cuando varias personas de la residencia presentaron sintomatología compatible con el Covid-19. El departamento de Salud puso en marcha su plan de detección y realizó 43 pruebas PCR entre trabajadores y usuarios del centro, que se habían esquivado el coronavirus durante los días más críticos de la pandemia.