Un positivo en un parvulario privado de Igualada (Barcelona) y otro en una escuela de FP de vela en Salou (Tarragona) han obligado a aplicar por primera vez el protocolo elaborado por los departamentos de Educación y Salud ante casos de COVID-19 en centros educativos.

Según información facilitada por ambas consellerías, en la Escola Mare del Diví Pastor de Igualada dio positivo por el virus un alumno de P2, de forma que otros siete alumnos y tres profesores de su «grupo estable» deben permanecer en cuarentena.

Se les han efectuado pruebas PCR a todos ellos: cuatro alumnos y los tres profesores han dado negativo y faltan por conocerse los resultados de otros tres alumnos.

En el caso del ciclo formativo de grado medio de vela en el Instituto Jaume I de Salou, 16 alumnos y tres profesores deben permanecer en cuarentena al detectarse otro caso de COVID-19.