El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco ha confirmado que la comunidad permanecerá cerrada también para allegados entre los días 23 y 26 de diciembre, 30 de diciembre y 2 de enero, y 5 y 6 de enero. Solo los familiares, pues, podrían acceder a Castilla y León desde otros territorios. «Tenemos que reducir el riesgo», ha insistido. «El objetivo es pasar estas Navidades, pero también las de 2021, 2022…».

Asimismo, Mañueco ha insistido en que las reuniones no podrán rebasar los 10 comensales, aunque recomienda que sean menos, y pertenecientes solo a dos núcleos familiares. El toque de queda se prolonga hasta la una y media de la madrugada los días señalados pero la hostelería cerrará a las diez de la noche y dejará de servir a las nueve. Mañueco ha asegurado que la evolución de la incidencia marcará posibles intervenciones futuras.