El ministro de Sanidad, Salvador Illa ha anunciado este sábado ante la negativa evolución de la situación epidemiológica en España que, a pesar de que hay que hay que «doblegar» la curva de esta tercera ola y de que «las cifras de esta semana son preocupantes», el Gobierno por el momento «no contempla el confinamiento domiciliario».

«Las cifras de presión hospitalaria van aumentando. Es una situación muy preocupante, una tercera ola en nuestro país. Tenemos experiencia y sabemos doblegar esta nueva curva a través de la cogobernanza y del estado de alarma», y añadía, » un estado de alarma que ha funcionado y funciona. Doblegaremos la segunda ola sin un confinamiento domiciliario».

En lo que a la vacunación se refiere Illa ha comunicado que el objetivo que se plantea Sanidad es lograr que «de aquí al verano» al menos «un 70% de los españoles hayan recibido la vacuna». «Somos el noveno país en vacunación. Hemos logrado velocidad de crucero esta semana. El ritmo es óptimo», ha explicado.

«Ayer conocimos un comunicado de Pfizer diciendo que va a reducir las dosis que van a entregar a todos los países europeos. Esto desencadenó una reunión en la UE. La conclusión es que esta próxima semana recibiremos un 56% de las dosis previstas por unos problemas y ajustes de la producción de la compañía tiene en Bélgica para poder después fabricar más dosis. La semana siguiente recibiremos el 100% de las dosis, en este trimestre recibiremos todas, y en el segundo aún más», comunicaba en la rueda de prensa.

Estas palabras llegan un día después de que España batiera el récord de nuevos casos diarios de la pandemia con 40.197 contagios en 24 horas. En los últimos siete días, más de 200.000 personas se han contagiado, también un récord de la crisis sanitaria. La incidencia acumulada en dos semanas es de 575 casos, por encima del máximo de la segunda ola alcanzado el pasado 9 de noviembre con 529.